Gregory Vargas es sin duda uno de los protagonistas de la Copa. Lo es por una de esas historias de superación y fortaleza que nos hacen reflexionar. El base del Montakit Fuenlabrada, titular en la derrota ante el Herbalife Gran Canaria, jugó en Las Palmas apenas tres días después de que su mujer, embarazada de nueve semanas, perdiera el hijo que esperaba.

De esta circunstancia habló el propio base venezolano, que acabó con 10 puntos y 6 asistencias, en la sala de prensa y al descanso del encuentro.

Un hecho del que también habló el entrenador, Néstor García:

Vargas ha sido un ejemplo de profesionalidad disputando el partido a pesar de esta pérdida que han sufrido tanto él como su familia. El base no ha querido dejar solos a sus compañeros que ya iban a jugar el partido con las bajas de Marko Popovic y Blagota Sekulic por lesión. Un detalle de enorme valor con su equipo en una situación personal complicada.