El Real Madrid se ha clasificado para la final de la Copa del Rey, su novena en los últimos diez años, tras batir al Divina Seguros Joventut (93-81) en la segunda semifinal del torneo, en un duelo que los de Laso dominaron en la pintura y en el que maniataron a Laprovittola. Este domingo, el equipo de Laso disputará la final del torneo ante el FC Barcelona Lassa (19.30 horas / Vamos).

La exhibición de Nico Laprovittola el viernes, con la mayor valoración de la historia de la Copa, sirvió al Real Madrid para reforzar, más si cabe, su plan ante el argentino. Fue una de las claves del encuentro, porque el argentino se quedó en 14 puntos… pero con un 5/17 en tiros de campo y 7 pérdidas de balón. El mayor desequilibrio del Joventut, el hombre además que más balón absorbe y más cantidad de decisiones toma, fue anulado.

La otra gran clave del partido estuvo en el rebote. El Real Madrid aplastó a la Penya en los tableros, siendo especialmente sangrante el dato en el aro verdinegro. De los trece primeros rebotes en la pintura de la Penya, los madridistas capturaron once. Una sangría que se tradujo en un sinfín de segundas oportunidades y la frustración del equipo de Duran, incapaz de proteger su aro. El Real Madrid acabó cogiendo 21 rebotes de ataque, más que defensivos la Penya (18).

Gustavo Ayón, de nuevo sensacional (16 puntos, 9 rebotes y 23 de valoración), cargó contra Todorovic con eficiencia. Pero además Randolph y Tavares estuvieron muy activos en los tableros y Laso tuvo la gran noticia del rendimiento de Gabriel Deck. El argentino cuajó un partido soberbio (+17 el Real Madrid con él en pista), no solo con intensidad y puntualidad en su defensa (tanto individual como en ayudas), sino también en ataque (11 puntos), aprovechando los tiros abiertos que le generaron sus compañeros.

Con Laprovittola controladísimo por la batería de perímetro madridista, Marko Todorovic (14 puntos) pasó a recibir muchos balones en poste bajo para generar juego. Su duelo con Ayón fue fantástico y la Penya encontró una vía alternativa para involucrar a sus secundarios, con Ventura, Harangody y especialmente Conor Morgan (20 puntos, con 5 triples) respondiendo desde el perímetro (10/17 en triples entre los tres).

Los diez puntos que distanciaban a los de Laso al descanso (48-38) se redujeron a seis tras un triple de Ventura mediado el tercer cuarto, pero el Real Madrid respondió con un 8-0 de parcial que estiró la ventaja (62-48) y aplacó el ímpetu verdinegro. La profundidad de rotación madridista fue capaz de contener la ventaja en ese período y no sufrió en exceso en el último, donde el esfuerzo físico de la Penya ante el Baskonia se notó.

El Real Madrid se medirá al FC Barcelona este domingo y será la cuarta vez que se dispute esa final en los últimos seis años, con los madridistas ganando las tres primeras y el Barça llevándose la última, el pasado año en Gran Canaria.