El Real Madrid se ha clasificado cómodamente para las semifinales de la Copa del Rey tras vencer al Movistar Estudiantes (94-63) en un encuentro que comenzó a desequilibrar en el segundo cuarto.

Las claves del partido

  • Un ritmo ofensivo muy exigente

El Real Madrid, equipo más anotador de la Liga Endesa, tenía claro su plan. Mucho ritmo para alimentar sus recursos ofensivos y el mayor poder de su rotación, pero Movistar Estudiantes aceptó ese contexto de transiciones y posesiones rápidas de inicio. El precedente liguero, donde los colegiales superaron al actual campeón de Europa, tuvo una continuación en un primer cuarto frenético.

El Real Madrid anotó 11 de sus primeros 12 tiros de campo, con la conexión entre Campazzo y Ayón comenzando a marcar diferencias. Pero Movistar Estudiantes supo aguantar el tirón, gracias a la agresividad de Cook y Brizuela y a unos buenos minutos de Arteaga. El 29-27 invitaba a salivar pero esa exigencia acabó asfixiando al Estu. Y fue pronto, porque en el segundo cuarto sumó solo 7 puntos y 14 en el tercero. Ahí el Real Madrid le sacó 23 puntos de diferencia (44-21 de parcial).

  • Enorme poder interior

Gustavo Ayón estuvo imperial (16 puntos, 9 rebotes y 27 de valoración en solo 20 minutos), pero Randoph y Tavares estuvieron a muy buen nivel. Tuvo varias consecuencias: el Real Madrid limitó los puntos en la zona, sacó muchas oportunidades extra en el rebote de ataque y acabó tiranizando el partido desde la fuerza de su núcleo interior.

La irrupción de Deck, en su mejor encuentro como madridista (tanto en anotación como valoración), acabó de romper el duelo. Primero porque estuvo muy bien atrás y segundo porque en ataque estuvo acertado, con 16 puntos (incluyendo 2/2 en triples). Al Estu le costó mucho encontrar un duelo favorable en el que pudiera castigar a su rival.

  • Sin Gentile, más difícil

Alessandro Gentile fue clave en el triunfo liguero del Estu ante el Real Madrid. Anotó 25 puntos y lideró en momentos importantes. Pero en el duelo copero no tuvo su día. Sumó 8 puntos pero con un muy discreto 4/15 en tiros, que le llevó a acabar en -4 de valoración. El Estu fue superado por 25 puntos mientras él estuvo en pista, segundo peor dato del equipo.

Con Brizuela también limitado en su acierto (3/10 en tiros), Estudiantes no tuvo un desequilibrio para superar la defensa madridista, que estuvo a gran nivel a partir del primer período. El encuentro se decantó pronto y el Estu vio el reto demasiado difícil, en una noche que sirvió a Pablo Laso para cuidar los minutos de sus jugadores de cara la semifinal de este sábado.

Datos destacados

  • Movistar Estudiantes anotó 27 puntos en el primer cuarto… y 34 en los tres siguientes.
  • En 18 minutos con Campazzo en pista, el Real Madrid le sacó 27 puntos de renta a su rival.

El protagonista

Gustavo Ayón firmó 16 puntos y 9 rebotes, para 27 de valoración, en solo 20 minutos. Cuando estuvo en cancha conectó con Campazzo, ejecutó a gran nivel (8/9 en tiros de campo) y castigó en rebote de ataque (4 capturas). Decisivo.

¿Qué ha pasado en el resto de encuentros de cuartos de final?