estos_maravillosos_años-DEF-AF.inddLa Generación de Oro del basket español todavía encierra muchas historias por contar. El periodista Luis Fernando López (El Mundo), en su nuevo libro ‘Estos maravillosos años’ desentierra algunas de una forma muy especial. Un documento publicado en la editorial La Esfera de los Libros que, desde el 1 de julio está a la venta.

Aquí tienes un anticipo, con 15 curiosidades que posiblemente no sabías de nuestra Selección:

  • 1. El balón de la final del Mundial 2006 acabó en manos de Berni Rodríguez, que peleó por él con Rudy y Navarro; que tuvo que desinflarlo al salir de Tokio porque le dijeron que si no explotaría y que lo sacará de excursión en el décimo aniversario para que se lo firmen uno a uno todos sus compañeros de camada.
  • 2. Marc Gasol, en el aeropuerto de Londres, al regreso del Mundial, tuvo que elegir entre abandonar allí las zapatillas con las que había ganado el oro para hacer hueco al trofeo de MVP de su hermano, que ya casi se arrastraba, harto de las muletas y agotado por una fiesta que acabó con Nowitzki desplomado sobre la moqueta, vestido con una sábana, como si
    fuese una túnica. Excesos de la mejor celebración.
  • 3. Unos ladrones entraron en casa de Pepu Hernández y se llevaron casi todo, incluida la condecoración como premio Príncipe de Asturias, pero dejaron la medalla de campeón del mundo, fuera de la caja, pero a salvo para su propietario, que sueña con hacer una película sobre baloncesto. Hasta han empezado a trabajar en un guion y a valorar la opción de contratar alguna estrella internacional.
  • 4. Muchos de los campeones del mundo miran con nostalgia una carta donde les anunciaron la concesión de la insignia de oro y brillantes de la Federación, pero que nunca les entregaron como prueba original de la ruptura entre Pepu Hernández y el presidente, José Luis Sáez, que luego confió en Aíto García Reneses. Por cierto, Aíto reconoce hoy que la Federación sabía «todo, todo, todo lo avanzado» que él lo tenía con el Unicaja, mientras acusaban a Pepu de tener un contrato con el mismo Unicaja.
  • 5. El primer entrenador de los juniors campeones europeos y mundiales (1998-99), Charly Sainz de Aja, hace más de ocho años que no recibe una oferta, nadie habló con él en un lustro sobre aquel bienio fundacional y vive «replegado» en su despacho de profesor «olvidado», entre cuadros de sus «niños de oro», maquetas de La Guerra de las Galaxias y todos los muñecos de Tintín, Astérix y Obélix que cualquiera soñó.
  • 6. Javier Imbroda, tras ser eliminado en el Mundial de 2002, prefirió no volver con el equipo al hotel, sino pasear de vuelta junto al jefe de prensa, Roberto Hernández, y producto de la desesperación acabó «derrumbándose» en una solitaria calle de Indianápolis, todo una lágrima, mientras decía: «Soy creyente, pero… Nos han pasado tantas cosas». Moncho López se despidió en 2003 pidiendo perdón; Mario Pesquera tardó años en superar su salida.
  • 7. Roberto Dueñas, en uno de los primeros entrenamientos de Mario Pesquera, antes de los Juegos de 2004, harto del ritmo mortecino, se lanzó a trotar por su cuenta por la pista. Pesquera se sorprendió: ¿Qué hace este? Y Dueñas decía: «Si no, a este paso no voy ni a sudar».
  • 8. No hubo mujer tan atractiva como aquella desconocida que Manolo Rubia, delegado del equipo, encontró desnuda, en la habitación de un jugador cuando entró a recoger las zapatillas del compañero de habitación de ese jugador, u otro. «¿Nunca has visto a una mujer desnuda? ¿Te sorprende?», dijo la chica. «No, no, pero…», se quedó mudo el delegado. Fue en un verano duro, de 2004 o 2005, cuando un par de disputas provocaron la ruptura de Fran Vázquez con la selección.
  • 9. Los padres de Ricky Rubio pidieron entrevistarse con el delegado de la selección, por temor a que los jugadores de la selección llevasen por mal camino a su chico. Pero el adolescente, pura madurez, se presentó con un maletín de póker e impuso ese juego después de una década de vigencia de la pocha. Al menos desde 1998, cuando el vicio arraigó en la generación precedente a la actual, hasta provocar que un día, cinco miembros de la selección perdiesen el avión y se quedasen tirados en Barajas.
  • 10. Las relaciones con los seleccionadores nunca fueron fáciles. Bueno, eso se sospechó siempre, pero se negó más. Carlos Jiménez revela ahora: «Desde el primer día con Aíto (2008) ya es un desastre. Veo cómo van cambiando las caras de Pau Gasol y Navarro… El entendimiento con el entrenador fue muy difícil». El técnico, antes de la final con Estados Unidos, les «animaba»: «Está bien que digáis en los medios que vais a dar el máximo, pero desde dentro yo no tengo esa sensación». Dejó la selección días después.
  • 11. Navarro sigue sin olvidar lo que sintió como una humillación, en 2008. Su peor experiencia la aliviaba con las cervezas Mahou que le suministraba Arturo Lanz, el dueño del restaurante Mare de Pekín, que los jugadores convirtieron en su pequeña patria y donde determinaron hacer con Aíto «como esos matrimonios que pierden la química y siguen juntos por los hijos».
  • 12. A nadie sorprendió que Marc Gasol se «pasase» criticando al técnico en el Eurobasket de 2009, porque tenía un pasado de sinceridad desde la infancia. Un chico capaz de admitir ante los guardias de fronteras estadounidenses que iba a estudiar a Memphis, lo que no permitía su visado, y toda la familia tuvo que regresar a Barcelona. Un chico al que Pau hacia rectificar algunas respuestas de sus entrevistas. Un chico de verdad, tan sincero que alguna vez pidió repetir íntegra una entrevista. «He estado muy borde, vuelve mañana», pedía perdón.
  • 13. Navarro no se sintió nunca como en lo que él llama «la semana fantástica», la última del Eurobasket de 2011, que acabó con la victoria sobre Francia. Dos noches antes, después de tres botellas del Santa Digna chileno, Yannick Noah, el mítico tenista francés, ya anunciaba la derrota de su hijo (Joakim Noah). Eso decía ante su hija, modelo, y la abuela de los chiquillos. «Dos Gasol son demasiado», añadía, y harto de que le contradijesen, cerro: «¡Y Navarro!». No habló de Felipe, que sería el protagonista de ese torneo, donde levantó el trofeo en memoria a su padre, fallecido un mes antes.
  • 14. Serge Ibaka, horas antes de ser crucial para elevar la puja ante Estados Unidos en los Juegos de 2012, prometía: «Yo con este tío [por Scariolo] no vuelvo a la selección», después de abandonar a toda prisa el entrenamiento previo a la final y encerrarse en el autobús. La noche siguiente era el jugador más feliz del planeta, más incluso que los campeones yanquis.
  • 15. Sabías que… La madre de los Gasol fue la «dueña» de la fiesta en el vestuario tras el primer título de la NBA de su hijo. Sabías que… El presidente de la Federación de Baloncesto estaba predestinado a jugar al balonmano. Sabías que… Scariolo hace virguerías para ver los entrenamientos de su hijo, que ya estrenó la camiseta de la selección infantil en Guadalajara, donde se conocieron los juniors de oro dos décadas atrás. Sabías que… El último mes del inolvidable Andrés Montes fue tan duro que parecía anticipar el trágico final. Sabías que… Una de las cosas que más cabrea a Pau Gasol es cuando le recuerdan que levantó el trofeo de campeón del mundo, que debía haber alzado Jiménez.