Sienten auténtica devoción por el basket y eso, se nota. Son imágenes de Belgrado, donde se montó una enorme fiesta para celebrar la medalla de plata conseguida por la selección serbia en la Copa del Mundo 2014. Habían perdido la final, pero eso daba igual. Había que festejar un éxito histórico y lo hicieron, vaya que si lo hicieron. Compruébalo dándole al play…