Muy cómodo. Así fue el triunfo (91-54) de España ante Egipto, el rival más asequible del grupo más fuerte del Mundial. La actual subcampeona olímpica abrió el encuentro con un 19-2 de parcial y después se dejó llevar. Sólo aceleró de nuevo a inicios del tercer cuarto, dejando ver acciones espectaculares protagonizadas en su gran mayoría por Serge Ibaka, la mejor noticia de la noche.

Las cinco claves Kia en Zona del encuentro:

1. Mucha diferencia de nivel

España y Egipto juegan en escenarios muy diferentes. La tensión competitiva inicial del conjunto de Orenga derivó en un 19-2 de parcial en los primeros seis minutos de partido. Defensa intensa, atacando líneas de pase y punteando tiros que tuvo como resultado un sinfín de malos tiros y grandes facilidades para transición. En ataque, con los Gasol y los espacios generados daba de sobra para imponer un severo correctivo.

Sin embargo, desde ese momento el parcial al descanso fue de 23-22 para España. Es decir, se perdió la tensión por ver el partido tan abrumadoramente resuelto y las sensaciones positivas se diluyeron. De igual forma sucedió en el inicio del último cuarto. España volvió a acelerar en el tercer cuarto (11-0 de salida) pero volvió a desconectar cuando vio la renta crecer. Sensaciones contrapuestas, aunque peligrosas, producidas por la falta de tensión competitiva.

2. Serge Ibaka, con ganas

Tras no poder debutar ante Irán, su entrada a mediados del primer período fue aclamada por los aficionados de Granada. Y el ala-pívot de los Thunder respondió como viene siendo habitual en él, siendo un torrente de energía en ambos aros. 8 puntos y 8 rebotes en sus primeros ocho minutos de Mundial, para acabar con 18 y 8 al final del partido. Dejando claro que su presencia en el campeonato será vital para las aspiraciones de España.

Intimidando en defensa, muy fiable en el rebote y corriendo la cancha como un alero, Ibaka es un factor en uno y otro lado de la cancha. Y su salud, la mejor noticia posible. El mejor interior de rotación del torneo juega con España y es un valor a aprovechar. Ante Egipto debutó y dejó unas sensaciones extraordinarias.

3. El tiro de tres, un problema

Viene siendo habitual. España genera muchísimos espacios fuera de la zona por la atracción gravitatoria que genera la presencia de los hermanos Gasol, lo que arrastra un gran número de defensores a las ayudas y permite lanzamientos cómodos. Sin embargo, sin acierto España va a tener dificultades ante equipos de mayor entidad. El 7/25 en tiros de tres es un factor preocupante, no sólo por valorar un partido sino por ser en cierto modo pauta.

Si España conecta tiros de tres, da espacios en la zona, donde guarda su mayor potencial. Pero si no los conecta, favorece que los adversarios focalicen todas sus energías en cerrar a los interiores españoles. El tiro de tres es, por tanto, un factor crucial para el éxito de España en situaciones de ataque estático en el Mundial.

4. El momento de forma de Rudy

Se le ve fino al balear. Incisivo en defensa, especialmente en las líneas de pase, especialidad de la casa. Y con buenas sensaciones en ataque, tanto en la creación como en el tiro. Con el papel de alero señalado para él en la selección, que Rudy Fernández esté en momento son grandes noticias para España, considerando lo que afrontará los próximos días ante selecciones que pueden plantear problemas en el puesto de ‘tres’.

Al igual que todos los jugadores españoles, Rudy no contó con excesivos minutos para guardar energías de cara al duelo ante Brasil, pero el tiempo que estuvo en cancha aportó en todas las facetas y, lo mejor, reveló sensaciones de estar en un gran momento físico y de acierto.

5. Ahora, realmente, empieza el Mundial para España

El calendario deparó a España un inicio de campeonato muy plácido, con los dos encuentros más sencillos del grupo para comenzar. Irán y Egipto, dos equipos muy por debajo del nivel competitivo de la selección nacional, han servido para calentar. Pero ahora Brasil, Francia y Serbia exigirán un alto nivel de forma constante.

España se va a jugar el primer puesto de grupo, y por tanto una buena posición de cara a los cruces, ante tres selecciones de gran potencial y candidatas a pisar las medallas en el torneo. Tres partidos en cuatro días como previa a los cruces y valiosos para calibrar el momento real que atraviesa el cuadro de Orenga. El torneo, competitivamente hablando para España, se inicia este domingo con Brasil, uno de los grandes juegos interiores del Mundial, como adversario.

— Jugador Kia en Zona del encuentro: Serge Ibaka

Un portento. Todo actividad y eficiencia. 18 puntos y 8 rebotes en 20 minutos, levantando la intensidad defensiva de España al mismo tiempo que levanta al aficionado de su asiento. El estreno de Serge Ibaka en el Mundial no pudo dejar mejores sensaciones. Una pieza de lujo para aspirar a lo máximo.

 

Foto: FIBA.