LaMelo Ball
AUCKLAND, NEW ZEALAND - NOVEMBER 30: LaMelo Ball of the Hawks in action during the round 9 NBL match between the New Zealand Breakers and the Illawarra Hawks at Spark Arena on November 30, 2019 in Auckland, New Zealand. (Photo by Anthony Au-Yeung/Getty Images)

Hace unas semanas se especulaba con que LaMelo Ball podría formar parte de un grupo que iba a comprar los Illawarra Hawks, el que ha sido su equipo en la liga australiana en la última temporada, y poco después supimos por qué: el club se encuentra en una grave situación económica, y buscaba a posibles compradores para salvarlo.

Según informan los medios australianos, los acreedores del club llevaron a los Hawks a la liquidación de sus activos, después de haber entrado en concurso de acreedores por segunda vez en cinco años.

Ahora, según informa ESPN, el dos veces general manager del año Bryan Colangelo ha salido al rescate. Colangelo ha comprado una parte de la franquicia y ocupará un rol de consejero, según Adrian Wojnarowski. Los millonarios Dorry Kordahi y Michael Proctor realizarán la inversión con él.

Se trata del regreso de Bryan Colangelo a la palestra después de que en 2018 renunciase a su puesto de presidente de operaciones en Philadelphia. Después de una investigación de la franquicia se descubrió que su mujer, Barbara, había utilizado múltiples cuentas en las redes sociales para criticar a los jugadores del equipo y apoyar a su marido, aunque muchos piensan que era el mismo Colangelo quien llevaba esas cuentas.

Los Illawarra Hawks hicieron historia en la liga australiana hace muy poco, logrando una entrada récord en uno de sus partidos contra los Sydney Kings de 17.514 espectadores, récord de la liga. Su gran atractivo era LaMelo Ball, una de las caras del programa NextStars de la liga.

¿Cómo juega LaMelo Ball? ¿Cuáles son sus puntos fuertes y débiles? Este es nuestro informe

La firma de Ball fue un gran paso adelante para los Illawarra Hawks, algo que estaba destinado a salvar su situación económica. Pero Ball terminó jugando solo 12 partidos debido a sus lesiones y a su falta de interés por regresar más adelante, prefiriendo prepararse para el draft, y el impacto no llegó a ser el esperado.

En resumidas cuentas, el club mejoró sus ingresos por medio millón de dólares en comparación con el año anterior, pero la subida de salarios de los jugadores y de los costes hizo que terminasen la temporada con una pérdida de 100.000 dólares. 

De esta forma, se trataba de la cuarta temporada consecutiva con pérdidas, debiendo en total más de 1.7 millones de dólares. Y en la pista tampoco les fue mucho mejor, terminando la temporada 2019-20 con 23 derrotas y solo 5 victorias.

La peor temporada de la historia del equipo, tras la cual siguen buscando la manera de sobrevivir. Colangelo, también necesitado de volver a la palestra tras su salida tumultuosa de Philadelphia, también buscaba sobrevivir a su manera.