“Paso a paso, poco a poco, no existe otra fórmula de conseguir las cosas”. Un refrán que podemos aplicar a la perfección a la carrera deportiva de Daniel Pérez Otero, base de 188cm y 23 años formado en las categorías inferiores del FC Barcelona y que está viviendo su primera experiencia en la Liga Endesa después de transmitir buenas sensaciones en su etapa en la Adecco Oro. De “Can Barça” a Cornellà para más tarde recalar en un Menorca Bàsquet al que dirigiría hacía la Liga Endesa (el ascenso no se produjo por temas económicos) y “finalizar una etapa” en Andorra, donde se consagró como uno de los mejores bases de la segunda división nacional.

Cuatro ciudades y cuatro equipos diferentes para terminar recalando en el sur de Madrid. Dani Pérez ha encontrado en Fuenlabrada su nuevo hogar, allí ya se ha asentado y con el paso de las jornadas ha ido creciendo y cogiendo confianza hasta convertirse en una de las revelaciones del presente curso. Sus números no son espectaculares, pero sí lo es su descaro a la hora de dirigir el juego con solamente 23 años. Una mezcla de talento, clase e inteligencia. Luis Casimiro ya lo ha comprobado en apenas diez días que lleva como entrenador del Baloncesto Fuenlabrada, incluso le dio el testigo por delante de Carlos Cabezas el pasado domingo ante el Iberostar Tenerife, donde Dani (en 26 minutos) firmaría uno de sus partidos más completos con la elástica naranja al anotar 11 puntos, capturar 4 rebotes y repartir 6 asistencias.

Carlos, está siendo clave en la proyección de Pérez, ambos son totalmente combatibles, pese a ser dos directores muy diferentes. El primero con su experiencia puede aportar puntos y confianza en momentos decisivos de partido, mientras que el segundo tiene “al mejor maestro” para convertirse en un líder desde la dirección. Pérez, al igual que Cabezas, puede castigar la defensiva rival anotando desde más allá de la línea de 6’75. Dani tiene una facilidad inmensa para hacer mejores a sus compañeros, con él en pista hay menos bote y más pases.

Estadística: Sus números, insistimos, vienen mejorando en las últimas jornadas. 5’3 puntos, 2’1 rebotes, 2’5 asistencias y 6’7 de valoración. Repetimos que no son escandalosos, pero sí interesantes. Lo son aún más teniendo en cuenta que esta está siendo su primera temporada en la Liga Endesa y que es español, por lo que de seguir con la misma proyección que hasta ahora no sería de extrañar que los equipos ‘grandes’ del baloncesto nacional pujarán por él en junio de 2015, cuando finaliza su contrato con el Baloncesto Fuenlabrada. Su tope en la competición es de 31 de valoración, conseguido en tierras vallisoletanas ante el colista de la competición cuando anotó 20 puntos y repartió 7 asistencias.