Cuando la temporada 18/19 estaba cerca de su arranque Siim-Sander Vene no estaba en la plantilla de ningún equipo de la Liga Endesa. El ala-pívot estonio que había jugado en el Varese italiano la temporada anterior y que había pasado por equipos como el Niznhy Novgorod o el Zalgiris recibiría a comienzos de septiembre la llamada del BAXI Manresa tras la lesión de Justin Doellman. Ahí empezó todo.

Han pasado poco más de tres meses desde aquella llamada y Vene ya va por su tercer equipo. Y lo más sorprendente: todos en la Liga Endesa. El contrato que le unía al conjunto de Peñarroya era de mes y medio y tras jugar frente al UCAM Murcia el 27 de octubre quedó libre. Estuvo un tiempo entrenando por su cuenta hasta que el Montakit Fuenlabrada, que había rescindido a Talib Zanna y no había conseguido firmar a Jack Gibbs, se interesó por él y su debut sería… ante el BAXI Manresa. 14 puntos y 4 triples ante sus exs compañeros. Aquí puedes ver lo mejor de su temporada con la camiseta de ambos equipos.

Pero poco duraría su paso por el equipo fuenlabreño. Presentado el 7 de diciembre y habiendo disputado solo dos partidos el día 13 del mismo mes rescindiría su contrato por una cláusula que le permitía ir a equipos de Euroliga. ¿El destino? Herbalife Gran Canaria tal y como adelantaba Chema de Lucas. Su objetivo es ayudar en una rotación interior mermada sin Luke Fischer y Eulis Báez. Su tercer equipo en apenas 47 días. ¿Será el último de esta temporada?

Solo tres jugadores en la historia de la Liga Endesa saben lo que es pasar por lo mismo que Vene. Carlos Dicenta, Alfons Albert y Martin Rancik también tuvieron temporadas convulsas en la Liga Endesa. Eso sí, ninguno lo hizo en tan poco tiempo como Vene. Dicenta en la 95/96 jugó con Taugrés, Huesca y CB Murcia; Albert en la 97/98 jugó para Festina Joventut, Ourense Xacobeo 99 y Pamesa Valencia y el más reciente fue Martin Rancik que en la 10/11 estuvo en Bizkaia Bilbao Basket, Caja Laboral y Meridiano Alicante.

ACB Photo / E. Cobos