El CAI Zaragoza está donde está a día de hoy gracias, en parte, a Willy Villar y José Luis Abós. Uno es el Director Deportivo del conjunto maño y el encargado (junto al cuerpo técnico) de confeccionar la plantilla verano tras verano y el segundo es el entrenador que tan bien ha sabido dirigir desde el banquillo del Príncipe Felipe a los ‘rojillos’. La pasada temporada hubo un contratiempo inesperado a comienzos de verano con Giannis Antetokounmpo y este año hay un nuevo contratiempo a finales de verano y a pocas semanas de comenzar una nueva teporada en la máxima competición del baloncesto español.

Situémonos. Antetokounmpo, base-escolta griego de ascendencia nigeriana, comenzó su carrera profesional con apenas 17 años en la segunda división griega a los servicios del modesto Filathlitikos Basket. En diciembre de 2012, cuando nadie le conocía, el CAI Zaragoza anunció un acuerdo con el jugador para incorporarlo al conjunto maño en la temporada 2013-14. Firmó para cuatro temporadas con el equipo aragonés pero ni siquiera pudo debutar, y es que su proyección animó a los Milwaukee Bucks a draftearle en verano de 2013 y posteriormente, convencidos de su potencial, le dieron la oportunidad de que demostrara la calidad que atesoraba a los servicios de la franquicia y compitiese en la NBA con apenas 19 años. Se fue del CAI sin debutar pero dejó mucho dinero que fue utilizado para confeccionar una plantilla que consiguió, entre muchas cosas, competir a buen nivel en la Eurocup.

Con el dinero que dejó el griego se pudo pagar a los nuevos jugadores, entre ellos a Giorgi Shermadini, su mejor jugador durante la mayor parte del pasado curso. El pívot georgiano llegó al CAI Zaragoza procedente del Olympiakos y después de hacer un buen Eurobasket con su país y llegaba a coste cero después de que el conjunto griego decidiese no renovarle. Jugó hasta a mitad de temporada a las órdenes de José Luis Abós, y es que su alto rendimiento animó -otra vez- al Olympiakos a contar con sus servicios para la recta final de temporada. No se fue gratis, ya que el equipo heleno tuvo que ingresar una cantidad cercana a los 500.000 euros al equipo zaragozano para poder volver a tener en su plantilla a ‘Gio’. Movimiento excelente y que económicamente, al igual que con Antetokounmpo, fue extraordinario para los intereses del club.

Y ahora, un tercer e inesperado caso que a pesar de ser un contratiempo para el club también supone mucho dinero. Hace varias semanas el equipo maño daba por cerrada su plantilla con el fichaje de Veremeenko. No obstante ha aparecido el Banvit (tal y como adelantó el periodista Alex García en ‘Aragón Radio’), equipo que ofrece al pívot bielorruso el triple de dinero que hubiese ganado en tierras aragonesas y que por lo tanto han animado al jugador a pagar una cláusula (de salida) al CAI para iniciar una nueva etapa en Turquía. Esto significa que ahora Willy Villar tendrá que «hacer de las suyas» para incorporar a un último fichaje y dar así por cerrada la plantilla del nuevo e ilusionante CAI Zaragoza.

Otro que ha dejado una buena cantidad para marcharse a la NBA es el alero croata Damjan Rudez, que no se cansa de agradecer al club lo que ha hecho por él en los dos últimos años. “El CAI y Zaragoza han sido muy importantes en mi carrera y en mi desarrollo como jugador. Han sido dos grandísimos años aquí que me han servido para cumplir un sueño que tenía desde pequeño: jugar en la NBA”. ¿Cuál será el nuevo fichaje con el que sorprenda el CAI?