Nada más cumplir la mayoría de edad firmó su primer contrato como profesional. El Fútbol Club Barcelona quería evitar sorpresas y alcanzó un acuerdo con Marc García para que el joven alero nacido en Manresa el año 1996 firmara un contrato que le mantuviera unido al conjunto azulgrana hasta junio de 2018. Su temporada en la Adecco Oro junto al MVP conseguido en el prestigioso y tradicional NIJT d’Hospitalet han sido claves para que el Barça acelerase las negociaciones y evitar sorpresa alguna, ya que Marc García está considerado una de las mayores promesas del panorama baloncentístico español y europeo (probablemente esté entre los cinco mejores jugadores de toda Europa nacidos en el 96′).

Buen tiro, buen físico y mucho talento. Sin duda lo tiene todo para ser el ‘relevo’ de Juan Carlos Navarro. Algo complicado, claro. No conviene olvidar jamás que el ahora capitán del FC Barcelona es una leyenda viva del baloncesto FIBA. No obstante, sus 34 años ya pesan y en ‘Can Barça’ supieron moverse en su día para incorporar en sus categorías inferiores a jóvenes exteriores llamados a comerse el mundo. Álex Abrines, Mario Hezonja y García son solamente tres de los muchos fichajes que ha hecho el equipo de la ciudad Condal para sus categorías inferiores. Probablemente, junto a Dino Radoncic (1999), también sean los tres jugadores con mayor futuro de los que pertenecen al Barça.

Nos centramos en los tres exteriores, que tienen una historia peculiar. Todos llegaron a Barcelona en verano de 2012 y todos fueron noticia, ya que antes de llegar a ‘Can Barça’ habían conseguido ser noticia debido al gran trabajo realizado cuando pertenecían al Unicaja de Málaga, KK Cibona y Bàsquet Manresa respectivamente. Abrines, desde la costa del Sol, aterrizó en Barcelona para ser junto al montenegrino Marko Todorovic el último en la rotación del primer equipo durante la temporada 2012-13. Por ello, se habló de que Hezonja podría salir cedido en el presente curso, pero sin embargo Xavi Pascual ‘prefirió’ quedárselo y finalmente, visto lo visto (y pese a su gran actuación ante la Bruixa d’Or Manresa), se equivocó, puesto a que el croata hubiera podido disfrutar de más minutos si hubiera salido cedido. Cedido, e ahí la clave.

“Un jugador cuando más aprende es cuando se equivoca”, Manel Comas.

Palabra de Manel Comas, palabra de sabio. Una de las cosas en las que más insistió el técnico reconocido como ‘El Sheriff’ fue en la importancia del competir para el jugador joven. Tanto a Abrines como a Hezonja (incluso con Todorovic) les hubiera venido de perlas una cesión en la máxima competición del baloncesto nacional para continuar creciendo como jugadores. Bien, a día de hoy Xavi Pascual cuenta con exteriores de la calidad de Juan Carlos Navarro, Brad Oleson o Kostas Papanikolaou, por lo que las jóvenes promesas (Mario Hezonja y Álex Abrines) no están contando con demasiado protagonismo. En cambio, sí que está teniendo protagonismo el sueco Marcus Eriksson (1993), quien pertenece al conjunto blaugrana y se encuentra en el Bages jugando a los servicios de la Bruixa d’Or Manresa. Manresa, el escaparate perfecto para las perlas azulgranas.

Se puede malinterpretar y no, no vinculemos a un club con el otro. Manresa tiene su propia historia (que no es corta), pero en la actualidad atraviesa por una crisis económica que le impide realizar fichajes para estar entre los ocho mejores equipos de la competición. Ante esto, existe la confianza en el producto nacional. Joan Creus y Eriksson llegaron desde ‘Can Barça’ para empezar a abrirse un camino en la Liga Endesa. Ambos juegan, ambos cometen errores y ambos están aprendiendo conforme están transcurriendo las jornadas. Parece obvio. ¿Por qué Marc García no puede seguir sus pasos?

Natural del Bages, Marc García jugaría en casa y en la máxima competición nacional. En la Bruixa d’Or Manresa le podrían asegurar una cantidad de minutos importante para su proyección. En cambio, de seguir en Barcelona lo de los minutos en la Liga Endesa estaría realmente más complicado. Hezonja, salvo sorpresa alguna, no va a salir el próximo verano. Y Abrines, tampoco parece ser que vaya a hacer las maletas. Existiría siempre la posibilidad de seguir compitiendo con el filial, donde seguiría jugando y dominando como en la presente temporada, pero en competición FEB. ¿Liga Endesa o Barça “B”? El dilema de la perla azulgrana y del baloncesto español.