El arranque de la temporada 20/21 de la Liga Endesa empieza a vislumbrarse en el horizonte y las pretemporadas de algunos conjuntos ya han arrancado. En menos de un mes serán cuatro los equipos que se enfrentarán en la Supercopa y son ya un buen número de equipos los que tienen sus plantillas cerradas. Sin embargo, a otros equipos les faltan todavía algunas piezas por añadir para que sean la guinda de sus proyectos deportivos.

Esa es la situación en la que se encuentran tanto Real Madrid como Barcelona. Los dos equipos han priorizado esta temporada las salidas (Klemen Prepelic, Salah Mejri, Pau Ribas, Ante Tomic, Jordan Mickey, Kevin Pangos…) a las incorporaciones, hasta el punto de que solo son tres los jugadores que han incorporado de otros equipos: Alberto Abalde, Nick Calathes y Carlos Alocén (cesión). A ellos se sumaría Sarunas Jasikevicius como técnico del conjunto culé.

Sin embargo, algo que no han conseguido hasta la fecha ninguno de los dos equipos es cerrar su juego interior. El Barça decidió no renovar a Ante Tomic que puso rumbo a Badalona y el Madrid rescindió su contrato con Jordan Mickey tras solo una temporada de blanco, además de un Mejri cuyo papel terminó siendo testimonial. El resto del juego interior, los mismos que en la 19/20 para ambos conjuntos.

Nombres han sonado: Jock Landele, Ante Zicic, Jan Vesely… pero han sido operaciones que por el momento no se han podido cerrar. El mercado está siendo complicado aunque el Barça todavía tiene libre una plaza de extracomunitario (Higgins) que amplía su abanico de opciones. Los blancos, habituados a descartes en temporadas anteriores, siguen con Thompkins y Deck. Interiores que el año pasado jugasen Euroliga y estén libres encontramos viejos conocidos de la Liga Endesa como Gustavo Ayón, Colton Iverson o Mathias Lessort, a los que sumar jugadores como Tarik Black o Jeremy Evans. ¿Encajarían en los proyectos y el rol?

El plan «B»

En las últimas temporadas el Madrid y el Barça nos han acostumbrado a confeccionar plantillas extensas y con varias piezas para las distintas posiciones, por lo que son equipos que, aunque no incorporasen ningún interior más, serían perfectamente competitivas. O incluso si decidiesen esperar para incorporar jugadores procedentes de Estados Unidos una vez que arranque allí el mercado de fichajes y con la temporada ya comenzada en Europa.

Los de Pablo Laso seguirían teniendo a Walter Tavares como eje central de la rotación interior y podrían utilizar a Garuba y/o Reyes como segundo interior. Thompkins y Randolph se repartirían los minutos al 4, pudiendo incluso ayudar en esas labores tanto Gabriel Deck como Boris Tisma.

Los de Jasikevicius lo tendrían todavía más sencillo ya que tienen en Artem Pustovyi la figura de un segundo pívot que complete la rotación con Davies. El pívot ucraniano viene de jugar 8 partidos en toda la temporada 19/20 pero podría convencer a Jasikevicius para su utilización. También podría completar los minutos al 5 con Pierre Oriola, capaz de jugar tanto de 4 como de 5 y con Smits ganando algo más de protagonismo en la rotación con Mirotic.

¿Qué camino escogerá cada uno de los equipos?

ACB Photo