Un auténtico fenómeno. El Real Madrid no solo baila a sus rivales… y si no, que se lo pregunten a Marcus Slaughter, que se viene arriba con la música en pleno vestuario. Con los cascos puestos, sin molestar a nadie, disfrutando con su baile mientras Rudy Fernández le graba y Mirotic le anima. Un crack.