Llegó en verano de 2012 cuando apenas tenía 18 años y lo hacía procedente del Partizan de Belgrado, club con el que había crecido baloncentísticamente. El equipo que por aquel entonces dirigía el ‘maestro’ Aíto García-Reneses lo fichó pensando más en un futuro próximo como posible sustituto de un Tomas Satoransky -que apuntaba a la NBA- que pensando en el presente. Y por ello mismo el jugador pasó su primer año senior en el filial del Baloncesto Sevilla que compite en la liga española de baloncesto amateur. Ahora brilla con 20 años y pasea el talento que le da su 1.97.

 Hablamos de  Nikola Radicevic y su momento ha llegado, el director de juego balcánico está causando muy buena impresión por San Pablo en el inicio de la nueva temporada.

Llegaba a España después de ser elegido el mejor base del Europeo sub-18 con Serbia (promedió 12.4 puntos, 2.9 rebotes y 5.1 asistencias por partido) y en su primera temporada ya dejó destellos de su calidad, siendo cada vez más importante con el filial sevillano y demostrando que la liga EBA le quedaba pequeña. Tras promediar 12.4 puntos, 3.3 rebotes y 2.5 asistencias en su primera experiencia lejos de tierras balcánicas, Radicevic dio el gran salto la temporada pasada sin previo paso a la lia Adecco Oro o Adecco Plata, obteniendo ya ficha del primer equipo.

En su primera temporada a las órdenes de Aíto García-Reneses no contó con suficientes oportunidades para demostrar la calidad que atesora. Sin embargo, qué bien le vino trabajar aquel año con Aíto y tener en Tomas Satoransky un ‘profesor particular’ idóneo para, a pesar de no tener demasiados minutos, continuar creciendo deportivamente. Nikola terminó la temporada siendo más maduro y mejor jugador que antes de haber empezado.

Nikola Radicevic

Esta temporada sí está contando con más oportunidades por parte del equipo técnico del Baloncesto Sevilla y éste está responiendo a la perfección, aportando calidad, seguridad y puntos a un equipo que a pesar de no empezar con buen pie la Liga Endesa promete estar a la misma altura con la que estuvo la temporada pasada. Tras dos jornadas disputadas (y dos derrotas para los hispalenses) el base serbio acumula unas medias de 3’5 puntos y 4’5 asistencias, convirtiéndose en uno de los mejores pasadores en la máxima competición del baloncesto español.

No solamente pasa, si no que además también ve grande el aro. Radicevic fue clave en la primera victoria del curso para su Baloncesto Sevilla el tierras germanas ante el EWE Baskets por 77-86 (primera jornada de la Eurocup). El jugador formado en las categorías inferiores del Partizan se fue hasta los 10 puntos con un tres de tres desde la larga distancia, y es que entre sus muchas virtudes está la eficacia desde el triple que le convierten en un base de 1.97 metros perfecto.

El curso baloncentístico no ha hecho nada más que comenzar pero en San Pablo ya se frotan las manos, un jugador al que todavía le quedan dos años más de contrato con el equipo sevillano y que a sus 20 años promete dar muchas alegrías al conjunto hispalense en un futuro cercano. No tiene límites y con él en pista se ha visto a un Baloncesto Sevilla inteligente, que comete pocos errores y que además se divierte en ataque. Radicevic, ése talento de la escuela serbia que hace que el baloncesto parezca sencillo.

Baloncesto Sevilla y su prometedor futuro.

Nikola Radicevic no es la única perla que brilla en San Pablo. Además de al serbio también es conveniente hacer referencia y prestar especial atención en la presente temporada a varios jugadores jóvenes que ya están desde hace unos meses entrenando a las órdenes de Scott Roth y compitiendo con la elástica verde y roja.

Radicevic

Desde Huesca llegó el pasado verano el joven ala-pívot español de 22 años y 2.08 metros de altura Pierre Oriola, una de las gratas sorpresas la temporada pasada en la liga Adecco Oro con el equipo de Quim Costa. El interior catalán firmó por un año con la entidad hispalense y lo hizo después de haber promediado 14 puntos, 6.1 rebotes, 3.8 faltas recibidas y 13.8 de valoración en una media de 28.4 minutos por partido en la división de plata del baloncesto español. En sus primeros partidos con el Baloncesto Sevilla no está decepcionando y junto al joven Willy Hernangómez (cedido por el Real Madrid) está siendo dominante en la zona para los sevillanos.

Otro interior con futuro y que ya ha llamado a las puertas de la NBA es Kristaps Porzingis, señalado desde hace varios meses como uno de los jugadores franquicia en el nuevo e ilusionante proyecto del Baloncesto Sevilla. El ala-pívot letón está creciendo a pasos gigantescos y éste se entiende en la pista a las mil maravillas con Radicevic, con quien ya lleva un par de años jugando y disfrutando de un baloncesto más sencillo, al igual que Diego Gallardo (1996), el más joven y uno de los mejores tiradores que ha pasado por San Pablo desde la retirada de Raúl Pérez.

El futuro en Sevilla está asegurado y próximamente también podríamos ver a Max Salash en la máxima competición del baloncesto español con el equipo que le he ayudado a crecer de forma tan brutal en los últimos años. El joven pívot bielorruso de solamente 18 años mientras tanto está en Huesca aprendiendo de Quim Costa y ganando experiencia en la siempre competitiva Adecco Oro.

¿A quién vemos en el filial hispalense? Dos nombres: José Antonio Blázquez, Tomeu Rigo y Carlos Hidalgo. Tres talentosos jugadores, cosecha del 1997 y que crecerán esta temporada en liga EBA con el Baloncesto Sevilla ‘B’.

SCOUTING: Así juega Nikola Radicevic, por Basketballplayeradvisor.com

¿No le has visto en acción? Jorge Lorenzo, entrenador español, realizó en verano un excepcional análisis sobre Nikola Radicevic. Dale al play y disfruta.