Mientras algunos equipos peleaban por entrar en la Copa del Rey el Herbalife Gran Canaria estaba sufriendo una pesadilla en su última jornada de la primera vuelta. Uno de los rivales directos de la zona baja, el UCAM Murcia, le estaba pasando por encima en un gran segundo cuarto en el que llegaron a vencer por 22 puntos. Pero apareció un héroe inesperado: Oriol Paulí.

El alero del Herbalife no solo firmó su mejor partido en la Liga Endesa con 20 puntos y 19 de valoración, apareció en el momento que más le necesitaba su equipo. En el tercer cuarto, cuando los canarios remontaron la contienda, ejerciendo de base mientras su equipo firmaba el cuarto más ofensivo de su historia (37 puntos). En el último periodo como ejecutor, anotando 11 de sus 20 puntos en ese periodo.

Y es que, salvo el lunar del tiro libre (3/7), la aportación ofensiva de Paulí fue muy completa. Impecable en el tiro de 2 con 7 de 7, un triple, 4 asistencias y 4 faltas recibidas. Y un +16 con él en pista, un dato en el que solo Rabaseda le ha superado en el partido de hoy.

Hasta la fecha el mejor parido de Paulí en la Liga Endesa eran los 14 puntos que firmó ante Valencia Basket, equipo ante el que también alcanzó su tope de valoración con 20.