El Real Madrid se ha llevado el primer título de la temporada tras hacerse con la Supercopa Endesa al vencer al Kirolbet Baskonia por 80 a 73. Tras tres cuartos de enorme igualdad (61-62 para los vitorianos), los blancos cogieron la iniciativa en el último cuarto y terminaron haciéndose con la victoria. Cuando el partido peor pintaba para los de Laso apareció un jugador que hasta ahora no había aparecido en el partido… y que dio la vuelta al partido: Klemen Prepelic.

El exterior esloveno no había jugado en toda la primer parte y saltó a la pista en el minuto 27 de encuentro con 50-56 para el Baskonia. Prepelic anotaría 8 puntos en los 3:25 restantes para el final del tercer periodo y seguiría tan entonado en el cuarto periodo con otros 5. En total Klemen sumaría 13 puntos en algo más de 6 minutos con un parcial de +12 para los blancos con algunos triples tan lejanos como este.

Los puntos de Llull que sería nombrado MVP de la Supercopa Endesa y la intimidación de Walter Tavares fueron los otros factores claves del Madrid para llevarse el torneo. Por parte baskonista destacó Poirier como ya había hecho en semifinales con 11 puntos y 7 rebotes, ademas de los 14 puntos de Shields.