Lucas Nogueira dejó el Montakit Fuenlabrada en diciembre y regresó a Brasil, su país natal. Allí ha concedido ahora una dura entrevista a ESPN en el que reconoce que ha tenido problemas con el alcohol y que ha pasado por una depresión. No es la primera vez que habla de su situación, pero sí tras unos meses en silencio. Ahora entrena para volver a ser jugador.

“Yo tengo responsabilidades, tengo una hija que mantener, una familia a la que ayudar. Muchas personas dependen de mí. Entonces eso me ayudó a no parar. Yo soy una persona joven con sueños para el futuro; eso me hizo despertar y ver que no podía rendirme. Debo sacar fuerzas de donde sea para poder volver a jugar al máximo nivel”

El caso de DeRozan, que también sufrió depresión, y el suyo

«Fue un espanto, porque una persona del nivel físico, técnico y con el status que él tenía, la gente no puede creer que le pueda ocurrir algo así. Nunca tuvimos tiempo de llegar a hablar con él (DeMar) porque nadie sabía por lo que estaba pasando. Y conmigo, ya venía ocurriendo desde lejos, cuando yo ya estaba fuera de la NBA. Fue en mayo, junio, julio, ya estaba medio tocado. En septiembre y octubre fue más fuerte y en diciembre decidí regresar a Brasil”

Problemas con la bebida

“Yo aprendí con la vida… cuando me quedé sin trabajo descubrí que estaba equivocado. Sin embargo, pese a mis decisiones equivocadas, nunca fui una persona ruin o mala en el grupo, lo pueden preguntar en Toronto o en España. La gente siempre estaba contenta conmigo. Fue esa vida, un poco esa falta de ética de trabajo que me afectó y el precio fue el no estar hoy en la NBA. Por eso las personas me acusann con relación a la bebida o la diversión. Aprendí que si quieres hacer eso (divertirse y beber), debes hacerlo, tal vez, cuando ya estés retirado. Ahora debo vivir una vida ordenada y con disciplina”.