Punto y final. El Laboral Kutxa Baskonia ha vuelto a caer en la máxima competición continental (66-86) y además lo ha hecho ofreciendo una pobre imagen ante su público en la visita del Estrella Roja, lo que ha ‘obligado’ a la directiva a tomar una decisión rápida en búsqueda de cambiar el chip ofrecido hasta la fecha en la temporada.

Marco Crespi, que fichó por el conjunto alavés el pasado verano, ha dejado la entidad baskonista después de haber dirigido al equipo durante solamente 12 partidos oficiales. En la Liga Endesa el Laboral Kutxa Baskonia acumula un negativo balance de 2-4 tras seis jornadas disputadas y en la Euroliga de 2-3. Balance total de 4-8 y un pésimo ‘basketaverage’ (+/-) de -62.

A partir de ahora (o al menos el próximo fin de semana ante el Gipuzkoa Basket) será Ibon Navarro, ayudante de Crespi y anterior ‘mano derecha’ de Sergio Scariolo, quien se haga cargo del Laboral Kutxa Baskonia.

Los objetivos más próximos para el conjunto vitoriano pasan por clasificarse para el TOP 16 de la Euroliga y conseguir acabar la primera vuelta de la competición doméstica entre los ocho primeros equipos clasificados para conseguir un billete de la Copa del Rey que se disputará el próximo mes de febrero en Gran Canaria.

Así se ha anunciado el adiós de Crespi (sonido Encancha.com)