Víctor Arteaga va camino de convertirse en un clásico de la Liga Endesa. Debutó en la 2011/2012 con 19 años en el Blancos de Rueda Valladolid y ya lleva 8 temporadas en la élite del baloncesto español.

Su arranque en la Liga Endesa fue bastante prometedor. Llegaba con 21 años a un UCAM Murcia en plena lucha por la permanencia (a una victoria del descenso) y con ocho jornadas por delante. Hasta ese momento había despuntado en el Força Lleida de LEB Oro con 10.7 puntos y 5.9 rebotes.

En ACB se convirtió en un factor desde el primer día. Contó con 18 minutos de media en esa recta final del campeonato y promedió 7.5 puntos, 3.7 rebotes y 9 de valoración. 16 puntos y 18 de valoración contra Tenerife, 12 puntos y 7 rebotes contra el Barça. Números que tardaría años en volver a repetir.

Sus 2.12 y su condición de cupo le garantizaban un puesto en la plantilla del UCAM Murcia pero las oportunidades fueron decreciendo. Su peor etapa iría desde 2015 hasta el arranque de la temporada 16/17. Jugaría solo 9 partidos con un equipo murciano que terminaría abriéndole la puerta para marcharse al Estudiantes, su cuarto equipo en la Liga Endesa tras Madrid y Valladolid.

De vuelta a la capital, lugar donde comenzó este viaje entrando en la cantera del Real Madrid en 2003, Arteaga volvió a contar con minutos y oportunidades aunque sin terminar de explotar. Dos temporadas con promedios en torno a los 4.5 puntos y 2.8 rebotes que dieron paso a una 18/19 en la que subiría sus números anotadores hasta los 6.1 puntos antes de terminar su contrato con el equipo colegial. El Estudiantes le renovó (dos años) y está recogiendo los frutos.

La ansiada explosión al fin llegó. En parte por la confianza de Dzikic desde el banquillo y por la versión más incisiva que se está viendo de Arteaga. En este arranque de temporada está jugando más que nunca (18 minutos de media) y rompiendo todas sus marcas en la Liga Endesa. 11.4 puntos, 5.4 rebotes y 12.6 de valoración. Solo Mirotic, Brizuela y Dani Díez valoran más que él entre los jugadores españoles; es 6º en puntos entre los españoles y 4º en rebotes.

El año pasado anoto 10 o más puntos en 7 partidos (esta temporada ya lleva 6), ha subido su porcentaje de acierto hasta un 62% (20º de la ACB), ha firmado el primer doble-doble de su carrera (12+12 vs Manresa) y todavía no ha fallado un tiro libre en lo que va de temporada.

La nueva versión del conquense, uno de los motivos para ilusionarse por parte de la afición del Movistar Estudiantes.

ACB Photo