Dar el salto desde la LEB Oro hasta la Liga Endesa no suele ser una tarea sencilla para ningún jugador, sobre todo si no tiene experiencia previa en la máxima competición. Hay casos de mejor adaptación y otros a los que le cuesta más, pero no suelen darse situaciones en las que un jugador mejore sus números en ACB… jugando menos que en LEB.

Ese está siendo el caso de Jaylon Brown en el RETAbet Bilbao Basket. Formado en Estados Unidos, llegó a España después de haber jugado la 17/18 en Finlandia y Macedonia. A las órdenes de Mumbrú se convirtió en la principal arma ofensiva de los hombres de negro y terminó promediando 11.7 puntos, máximo anotador del equipo en el año del ascenso.

En su estreno en la Liga Endesa está promediando 12.5 puntos a pesar de tener menos minutos que la pasada temporada. En la 19/20 no llega a los 22 minutos de media por los 24 que promedió en LEB Oro. Ha superado la decena en 10 partidos de los 16 disputados y empieza a ser también un factor en las faltas recibidas (23 en los últimos 5 partidos). Sin olvidar su tremenda capacidad de salto.

Aunque no solo ha mejorado en el apartado anotador. El año pasado su promedio de asistencias era de 2.17 y esta temporada ya ha alcanzado los 2.5. Su tope lo alcanzó en la jornada 14 cuando repartió 6 pases de canasta en 22 minutos frente al Coosur Betis. Su capacidad para ejercer de base en algunos momentos también ha sido clave para que este Bilbao Basket aspire a entrar en la Copa a una jornada del corte.

Todo ello sin olvidar el margen de mejora que todavía tiene en ciertos apartados. Frente al Estudiantes rompió su racha de 15 triples fallados consecutivos anotando 4 de 8, uno de sus pocos lunares en su estreno en la ACB. Un estreno brillante.

acb Photo / A. Arrizabalaga