Los equipos de la Liga Endesa que juegan en la Euroliga son algunos de los equipos más complicados de vencer en la competición doméstica. El balance global de estos 4 equipos es de 26 victorias y 14 derrotas y todos ellos están entre los equipos que menos valoración reciben de sus rivales. Y, sin embargo, hay algunos jugadores a los que esta clase de equipos… les motivan. Rinden mejor ante ellos y destacan con números por encima de sus promedios habituales.

Ese es el caso de Dejan Kravic, jugador del Monbus Obradoiro. El pívot serbio está siendo uno de los debutantes más destacados de la Liga Endesa con 15.2 puntos, 7 rebotes y 18.5 de valoración. Unos números que, frente a los equipos que juegan la Euroliga, se multiplican a cotas altísimas.

El Obradoiro ya se ha enfrentado a los cuatro equipos que disputan la Euroliga y estos han sido los números de Kravic.

17 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias y 26 valoración contra Barcelona
19 puntos, 7 rebotes y 25 valoración contra Real Madrid
17 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias y 25 valoración contra Baskonia
21 puntos, 15 rebotes, 4 asistencias y 35 valoración contra Valencia

18.5 puntos, 9.7 rebotes, 3 asistencias y 28.5 de valoración de media. Nada que ver con los 13.4 puntos, 5.4 rebotes y 12.8 de valoración ante el resto de rivales. Frente a los Euroliga no ha bajado de 25 de valoración logrando una exhibición tras otra y en los otros 7 partidos solo ha superado esa marca frente al Joventut (30). Algo que también ocurre con sus porcentajes, acumulando un 66% en tiros de campo y un 72% en tiros libres (por 58% y 66% en el global).

Hacía 25 años que no se veía un partido como el de Kravic frente al Valencia Basket. Para encontrar una actuación tan completa en puntos-rebotes-asistencias-tapones hay que retroceder hasta Arvydas Sabonis, que firmó 27 puntos, 19 rebotes, 4 tapones y 4 asistencias en un Real Madrid-Penya (92-60) de la temporada 1994-95.

¿Seguirá con su racha contra estos equipos? Habrá que esperar a la segunda vuelta.

ACB Photo