El RETABet Bilbao Basket ha regresado con fuerza a la Liga Endesa. Un recién ascendido que cerrará el mes de octubre en la cuarta posición de la tabla con un balance de 4-2, con un entrenador debutante en la máxima categoría, jugadores sin experiencia en la ACB y veteranos asumiendo el rol de líderes. Lo explicaba muy bien Rafa Martínez:

Estos somos nosotros. Si nos queréis ganar, tienes que jugar muy bien”.

Pero entre todos esos nombres, los que han llegado con buen pie (Bouteille, Balvin) y los que se han adaptado rápidamente a la exigencia de la ACB (Lammers, Brown), hay uno que sin demasiados minutos, sin demasiados tiros… se está dejando notar. Con solo 36 minutos de experiencia en la Liga Endesa. Con 7 equipos en las últimas 7 temporadas. Y, sin embargo, con una labor clave en los hombres de negro.

Sergio Rodríguez promedia 5.5 puntos en 12.5 minutos sobre la pista con el equipo de Álex Mumbrú. Siendo el recambio de Bouteille es el 7º en puntos del equipo y el 6º en valoración. ¿Qué le hace tan relevante? Su productividad cuando está sobre la pista. Sergio tiene el 2º mejor +/- total (+24) en un equipo que solo acumula un +9 en todos sus encuentros. Es 3º en recuperaciones a pesar de sus pocos minutos y lidera a los exteriores de su equipo en el rebote (2.8).

Pero su aportación no se circunscribe a la intensidad y la defensa. En ataque, cuando toma tiros, lo está haciendo con una eficiencia extraordinaria. Según datos de RealGM, Sergio Rodríguez lidera la Liga Endesa en Porcentaje de tiro verdadero (TS%) con un 89.7%, superando a jugadores como Bandja Sy (64% en triples), Shermadini (79% en tiros de campo) o Gabriel Deck. La muestra todavía es corta pero su 80% en tiros de 2 y 67% en triples se deja notar en este ranking.

Primero en PER (índice, desarrollado por John Hollinger, que computa la eficiencia individual en base a la productividad por minuto) y segundo en rating defensivo tras Balvin (cantidad de puntos que recibe un equipo cada 100 posesiones mientras ese jugador está en cancha.), Sergio Rodríguez demuestra a cada minuto por qué es clave en el Bilbao Basket.

ACB Photo