Espectacular Marcus Landry. El jugador norteamericano que llegó a San Pablo a mitad de temporada y a consecuencia de la grave lesión de Latavious Williams ha convertido uno de los mates más espectaculares del curso en la Liga Endesa, ya que ha valido para clasificar al conjunto hispalense a los playoffs de la Liga Endesa.

El Cajasol de Sevilla ha vencido sobre la bocina a un buen FIATC Joventut (83-81), que a pesar de ir durante gran parte del encuentro por delante en el electrónico se queda sin la recompensa de la victoria y por lo tanto llegará al último partido de liga regular sin opciones de acabar entre los ocho primeros de la liga. Sitapha Savané fue el mejor de los visitantes con 19 puntos, 2 rebotes y 6 faltas recibidas para 26 de valoración.

Pese a que el héroe final haya sido Marcus Landry (protagonista de la acción final), el principal culpable para que los de Aíto García-Reneses estén en playoffs es, sin lugar a duda, Scott Bamforth. El escolta estadounidense hizo ante el FIATC Joventut uno de sus mejores partidos desde que aterrizara el pasado mes de septiembre en Sevilla: 24 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 10 faltas recibidas y 33 de valoración. Una auténtica pesadilla para los exteriores verdinegros, incapaces de pararle.

Un último minuto apasionante y no apto para cardíacos. Así fue:

El FIATC Joventut entró en el último minuto de partido por delante de los cajistas y con una renta favorable de cinco puntos después de que Savané consiguiese un espectacular 2+1, aunque acabaría fallando el tiro libre (71-76). Bamforth no tardaría en responder la buena acción del senegalés y era él ahora quien levantaba a todo el San Pablo con un espectacular 2+1 (74-76). La ‘Penya’ se precipitó en la siguiente jugada y el tiro rápido de Kirksay desde más allá de la línea de 6’75 no entró (como tampoco el tiro tras rebote de Ventura) y el balón caía en las manos de Kristaps Porzinguis, que rápidamente buscaba al que estaba siendo el mejor hombre de los andaluces. Bamforth, pese a estar en ese momento con un 0/5 desde el triple, no dudó y colocaba a los de verde por delante en el marcador (77-76), aunque Savané convertía un tiro libre que igualaba el encuentro. La siguiente jugada también tenía como protagonista a Scott ‘MVP’ Bamforth, quien anotaba a falta de 25 segundos una canasta de dos puntos (79-77).

Tras un tiempo muerto de Salva Maldonado el balón fue a parar a Kirksay, quien iría a la línea del 4’60 tras recibir una falta de Satoransky. Hubo alegría en San Pablo. El que en su día fue un ídolo para la afición sevillana fallaba uno de los dos tiros libres y posteriormente Bamforth convertía dos, por lo que los cajistas ya estaban celebrando el pase a los playoffs. Lo celebraron demasiado pronto, ya que Shurna anotó un espectacular triple a falta de 8 segundos que mandaba el partido a la prorroga. Sin tiempos muertos, el Cajasol corrió y Bamforth se levantó desde más allá de la línea de 6’75 pero falló, aunque el rebote caía a Franch que palmeaba y también falla. Por ahí pasaba Marcus Landry, que cogía el rebote del ex-jugador de la ‘Penya’ y la hundía hacía abajo justo cuando cuando sonaba la bocina que significaba el final de partido.

VÍDEO: canasta histórica de Marcus Landry.