El histórico Roger Grimau seguirá jugando en la máxima competición del baloncesto la próxima temporada después de romper recientemente el contrato que le unía al Bilbao Basket, equipo con el que ha jugado durante las tres últimas temporadas.

Formado en las categorías inferiores del CB Grup Barna, Jac Sants Barcelona, Club Bàsquet Hospitalet, Dosa Badalona y Sant Josep de Badalona, Grimau debutó en la Liga Endesa a los servicios del Joventut aunque empezó a ser un jugador determinante con el Lleida Bàsquet, conjunto en el que jugó desde 1999 a 2003.

Creció a pasos gigantescos en Lleida y sus temporadas no pasaron desapercibidas para el FC Barcelona, que consiguió convencerlo para que firmase en 2003 con el conjunto azulgrana. Su aventura como culé duró ocho años y durante ese tiempo pudo ganar tres ligas domésticas, cinco Copas del Rey y la tan ansiada y deseada Euroliga. En 2011 acabó contrato y desde la ciudad Condal salía por vez primera en su carrera deportiva de Cataluña para iniciar una nueva etapa en el Bilbao Basket de Fotis Katsikaris y compañía.

En Bilbao ha jugado tres años y aunque tenía contrato con la entidad vasca la próxima temporada regresará a Cataluña para ser uno de los líderes del prometedor proyecto de la Bruixa d’Or Manresa de Pedro Martínez y compañía. El acuerdo, según ha adelantado el periodista Ernest Macià, está cerrado.

Roger Grimau llega al Bages después de que Zach Morley, que llegó hace unas semanas a un acuerdo con la Bruixa d’Or Manresa, no pasara el reconocimiento médico y por lo tanto se quedara sin firmar con el equipo catalán. El escolta catalán que capitaneó al FC Barcelona hace un par de años tendrá un rol importante en una Bruixa d’Or Manresa que, a pesar de los problemas económicos, ha construido un equipo que ilusiona (de nuevo) al Nou Congost. El objetivo está claro: la permanencia.