El partido estaba resuelto a favor del Bilbao Basket, totalmente decidido… pero una falta dura de Shengelia sobre Dejan Todorovic provocó algo dantesco.

El jugador bilbaíno reaccionó empujando a su rival del Laboral Kutxa Baskonia y a partir de ahí empezó el caos. Muy tristes incidentes que empañaron un derbi lleno de pasión y buen baloncesto.

Pero el final, desafortunadamente, estuvo muy lejos de lo que debe significar el deporte. En la victoria y la derrota.

Esto fue lo que sucedió:

Una vez se calmaron algo los ánimos, uno de los principales implicados, Tornike Shengelia, se acercó a pedir disculpas a un niño del público, afectado por lo sucedido: