Restaban 3:46 para la conclusión del partido entre la Penya el Casademont Zaragoza. Los maños dominaban por 17 puntos de renta tras una canasta de Barreiro y Carles Durán pediría tiempo muerto en un partido que se le había puesto casi imposible en los últimos minutos.

Sin embargo, en medio de la pista Klemen Prepelic discutía con los colegiados y chocaba con Nemanja Radovic y Rodrigo San Miguel. Uno de los árbitros le señaló una técnica y el esloveno respondió con este gesto.

El resultado fue una descalificante para el máximo anotador de la Penya. Pero la cosa no ha terminado ahí. El club de Badalona ha emitido un comunicado expresando su rechazo hacia el gesto de menosprecio de Prepelic e informando de que tomará las medidas pertinentes para que no se vuelva a repetir.

«El Club Joventut Badalona, como referente en la formación de jugadores tanto a nivel deportivo como humano, intenta inculcar a sus deportistas el máximo respeto hacia el colectivo arbitral como parte esencial de la práctica del deporte, sea al nivel que sea, enseñando a los jugadores que el arbitraje es una actividad de máxima dificultad, sujeta a errores y aciertos como la de los jugadores, entrenadores y directivos, y recordándoles que sin la participación de los árbitros la competición sería imposible.

En este contexto, el Club Joventut Badalona expresa el más enérgico rechazo a la actitud de menosprecio hacia los árbitros de su jugador Klemen Prepelic durante el partido del pasado sábado contra el Casademont Zaragoza.

El Club Joventut Badalona tomará las medidas oportunas para que esta actitud no se repita, y traslada sus disculpas al colectivo arbitral por el mencionado incidente.«