El Unicaja Málaga – Real Madrid no fue un partido cualquiera. Tanto malagueños como madrileños dieron el máximo durante los 45 minutos de un partido que tuvo que decidirse en la prórroga (103-102) y que vistió a Jaime Fernández como ídolo en los locales.

El escolta del Unicaja, que firmó uno de sus mejores partidos de la temporada con 27 puntos, 9 asistencias y 34 de valoración, fue clave para la victoria malagueña con un triple a apenas 7 décimas de la conclusión del encuentro. Jugadón del español.

Antes de ese emocionante desenlace el Unicaja tuvo en su mano llevarse el partido durante los 40 minutos reglamentarios pero restaban 1.2 segundos en el reloj del partido. Esta vez fue Gustavo Ayón el que recibiendo de espaldas a canasta empataría el partido a 95 puntos.

Además de Jaime en los malacitanos destacó también Shermadini con 18 puntos, 10 rebotes y 27 de valoración. En los de Laso el mejor fue Rudy Fernández con 25 puntos y 30 de valoración.