Leandro Bolmaro

Son muchos los nombres que serán analizados en las próximas semanas (y los que ya hemos analizado), y algunos de ellos nos tocarán de cerca. Es el caso del argentino del FC Barcelona Leandro Bolmaro, quien se ha puesto por méritos propios en el radar del Draft.

En 9 partidos en LEB Plata Bolmaro ha promediado 14.6 puntos y 3.6 asistencias por partido. En ACB con el primer equipo sus números han sido de 4.4 puntos y 1.4 asistencias en 13 minutos, mientras que en Euroliga caen hasta los 1.8 puntos y 2.3 asistencias en 9.2 minutos.

En The Ringer han publicado su primera «Big Board», una clasificación de los mejores proyectos del próximo Draft. La diferencia con respecto a un Mock Draft es que no se tiene en cuenta quién elige en cada posición. Bolmaro se ha colado entre los 30 mejores, en el puesto 28 en concreto. Estas son algunas de las cosas que dice Kevin O’Connor sobre él:

  • «Puede hacer cualquier pase imaginable con cualquiera de sus dos manos. Ve líneas de pase que muy pocos otros pueden ver.
  • Gran manejador del balón, que llega a donde quiere en la pista gracias a sus cambios de ritmo a pesar de no ser muy atlético.
  • Jugador inteligente sin el balón. Defensor de alto esfuerzo. Hace bien las rotaciones defensivas.
  • Necesita mejorar con su mano mala, especialmente en finalizaciones en el aro.
  • Si no desarrolla un lanzamiento fiable el resto de puntos fuertes pierden valor. Tiene cosas que mejorar en su mecánica.
  • Le cuesta más crear cuando le defienden jugadores más bajos.

Y no son los únicos que han analizado públicamente ya a Bolmaro.

Hace unas semanas la gente de DraftExpress en ESPN se preguntaba lo siguiente: ¿Es Leandro Bolmaro el segundo mejor proyecto de draft en Europa?

Bolmaro, el Barcelona, Argentina y su futuro. Una entrevista analizando su situación…

Este ha sido el análisis de Mike Schmitz sobre el prometedor argentino.

El argentino de 19 años está ganando momentum como posible primera ronda del Draft. El otro día llamó la atención de los scouts con su actuación de 19 puntos y 7 asistencias con el segundo equipo del Barcelona. Aunque esté jugando contra un nivel de talento inferior en la tercera división de España, Bolmaro dominó el partido en ambos lados de la pista.

Al entrenador del Barcelona, Svetislav Pesic, le debió gustar tanto lo que vio que le premió con su primera titularidad en Euroliga contra ASVEL, dejándole ejercer como base, algo raro en un entrenador que depende mucho de sus veteranos. Aunque solo sumó nueve minutos en la victoria, Bolmaro mostró su talento, agresividad y energía. Se midió contra Theo Maledon, y en ocasiones pareció un jugador superior, defendiendo a toda la pista, peleando contra los bloqueos y manteniendo el ritmo del ataque.

Bolmaro es un atleta completo, incansable, y con un estilo que parece inspirado en su compatriota Manu Ginobili. Ofrece versatilidad real, pudiendo jugar sin balón con sus cortes a canasta, o funcionando como un base grande. Tras anotar sus triples con solo un 29.9% de acierto en 127 intentos en la temporada pasada, en esta su lanzamiento parece más limpio, con un 34% en triples en 16 partidos. Además de haber evolucionado hasta ser un defensor muy válido con buenos instintos y pies rápidos.

Aún es racheado desde el perímetro y le falta efectividad como anotador en media pista. No tiene una gran envergadura y a veces puede parecer errático. En el Mundial Sub-19 decepcionó, con las mismas asistencias que pérdidas, y no está claro que vaya a contar con muchos minutos en el primer equipo, lo que podría influir en su decisión de entrar o no al Draft de 2020.

Pero el hecho de que Leandro Bolmaro esté jugando minutos ocasionales en la Euroliga en una de los mejores equipos de la competición habla de su habilidad para impactar en las victorias, y se merece entrar en la conversación de la primera ronda del Draft. Añade que los compañeros alaban su ética de trabajo y Bolmaro podría tener uno de los techos más altos de este Draft entre los proyectos que juegan en Europa. Tiene un potencial claro como jugador de rol, con la oportunidad de desarrollarse en algo más dadas sus habilidades y su creatividad combinadas con su altura.