El joven pívot de Unicaja es la revelación de este inicio de temporada de la Liga Endesa. 10 puntos en su debut, uno de los 3 jugadores en conseguirlo con 16 años de edad… ¡Nzosa promete mucho!

Hay debuts ante los que es inevitable sentir un impacto súbito. Recordar al escuálido Juan Carlos Navarro a toda velocidad en el Palau Blaugrana ante el Covirán Granada, el sonriente triple de Luka Doncic ante Unicaja o al imberbe Ricky Rubio volviendo loco a los bases, de nuevo, del CB Granada, es saberse consciente casi al instante de que algo importante se estaba cociendo. Que ahí había algo especial. Desde luego, los designios del profesionalismo son inescrutables y en muchas ocasiones demasiado caprichosos como para asegurar nada. Pero es humano que te recorra un escalofrío ante lo que hizo Yannick Nzosa el domingo 28 de septiembre de 2020 en el Polideportivo de Andorra. Tercera jornada de la Liga Endesa. Vayan guardando la fecha, no vaya a ser qué.

No funcionaba Unicaja. Dos derrotas en dos partidos, sensaciones de la tercera en camino. La baja de Jaime Fernández pesa demasiado, pese al agradabilísimo impacto que está teniendo Francis Alonso en este inicio de curso. Con Bouteille fuera, el canterano y Brizuela debían multiplicarse en la anotación. Por dentro, las dudas siguen estando al nivel de las del ejercicio previo. Los interiores malagueños no parecen garantía para poder de verdad aspirar a grandes cosas. No había respuesta para el físico andorrano. Y en ese escenario, Luis Casimiro debió pensar que por qué no. A poco más de seis minutos del descanso, y con 34-26 en el marcador, llamó a filas Yannick Nzosa. El de Kinshasa ya había dejado destellos en pretemporada, pero el debut con picadores, que dirían los taurinos, siempre es diferente. Salvo para unos cuantos privilegiados.

Continuar leyendo…