Miguel Ángel Pérez Pérez, uno de los árbitros de la final de la Copa del Rey que enfrenó al Real Madrid y al Barça Lassa, ha hablado. Lo ha hecho en una entrevista en La Voz de Asturias que recogen los compañeros de El Español. Estos son algunos de los fragmentos más destacados:

“Aún sigo dándole vueltas, seguiré dándole vueltas toda mi carrera, toda mi vida. Más vueltas de las que le he dado yo, no se las va a dar nadie, salvo mi compañero. No se me va a olvidar nunca. Pero la vida y la carrera sigue”

“Yo no me siento culpable de nada, me siento responsable. Para sentirse culpable tienes que haber puesto mala intención”

“Las 12.000 personas que estaban en el pabellón vieron exactamente lo mismo que nosotros. En el videomarcador se reprodujeron las mismas imágenes que estábamos viendo en el Instant Replay. En esos veinte segundos, la televisión ya había ofrecido todas las repeticiones desde todos los ángulos posibles. Si hubiéramos ido a la mesa, y hubiésemos visto todas las tomas, habríamos tomado la decisión contraria”

“Decidimos sobre las dos primeras tomas, que no eran las buenas. Ese fue nuestro gran error, no haber pedido más imágenes. Estás a muchas pulsaciones, las mismas a las que están los jugadores, los entrenadores…. Al final no dejamos de ser deportistas. Yo soy profesional de esto, mi familia vive de esto, y quiero hacerlo lo mejor posible. El error del árbitro siempre se magnifica y, en un partido así, mucho más”

Foto: ACB Photo