Final de infarto y alegra para el Cajasol de Sevilla que coge aire después de conseguir una importante victoria en Miribilla a costa de un irregular Bilbao Basket (79-82) ‘que desapareció» en los tramos más importantes de la segunda parte. Pese a no realizar una buena segunda parte, los hombres de negro tenían el partido en las manos de Roger Grimau, quien a falta de 5’5 segundos se fue a la línea del tiro libre con el marcador de 78-79 favorable a los andaluces. El base-escolta catalán, 79% de eficacia desde el 4’60 hasta ese momento, erró el primer tiro libre, pero anotó el segundo. Con 79-79 en el marcador, sacó Porzingis, quien se la cedió a Satoransky para que éste corriese y anotase un espectacular triple sobre la bocina que ha servido para que el Cajasol de Sevilla se acueste en séptima posición.