Joan Plaza suele decir las cosas claras y ayer no fue una excepción. Habló en la COPE y Málaga Hoy recoge sus palabras. La eliminación copera del Unicaja en el primer partido, en cuartos ante el CAI Zaragoza, trajo cola y el entrenador del equipo malagueño lo analizó. Y atentos porque sus declaraciones no tienen desperdicio:

«Estábamos muy vivos en el Top 16 tras ganar al Fenerbahce, cuartos empatados con el tercero en la ACB… Entiendo que la gente se disguste por perder en casa. Igual me expliqué mal, puede. Yo entiendo perfectamente a lo que debe aspirar el Unicaja, pero debemos mirar de dónde venimos. Pero sí, aprendes en qué entorno estás y, aunque no compartes muchas cosas, te informas»

«Lo hemos de vigilar todos: el club, medios de comunicación… No vender películas que no se corresponden. Se cruzaron unas líneas rojas que no concibo. Hay que tener en cuenta que no se ha fichado a nadie durante la temporada, que el presupuesto era mayor el año pasado que éste, que tenemos jugando a un niño de 17 años al que no se paga… Casi se llegó a la agresión mía y familiar y no, por eso no paso»

«Las notas son a final de temporada, al final te adaptas a la idiosincrasia del club sin dejar de ser yo mismo. No creo en los cambios radicales ni en varitas mágicas. Tengo intención de que el día que me vaya, sea en un año, cinco o siete, dejar el mismo rastro que en Madrid, donde 11.000 personas se levantaron a aplaudirme cuando volví, Sevilla o Kaunas. Veremos qué pasa»