El 1 de febrero de este año, Alex Abrines jugaba su último partido de baloncesto hasta la fecha. El jugador español llegaba posteriormente a un acuerdo con los Oklahoma City Thunder para abandonar el equipo. Desde entonces no ha vuelto a jugar. Ahora es el propio jugador el que ha explicado sus motivos en un emotivo vídeo.

He llegado a odiar el baloncesto“.

“Querido amigo, la que me has liado. Tanto tiempo juntos y ahora me haces esto, nos conocemos desde que no sabía ni caminar, años y años de una amistad inquebrantable hasta que hace unos meses todo se rompió en mil pedazos porque empezaste a darme miedo. No te podía ni ver, incluso llegué a odiarte.

Vernos era poco menos que una obligación, a la mínima oportunidad te esquivaba. Solo quería huir de ti y de todo lo que te rodeaba. Pasé mucho tiempo diciéndome a mí mismo que esto no podía ser verdad, que no tenía sentido, que debía volver a ser el que era. Por eso pedí ayuda a los míos y recurrí a los mejores profesionales para recuperar la felicidad que sentía cada vez que estábamos juntos.

Decidí decir basta, quería luchar por nuestra amistad y recuperar la sonrisa. No ha sido fácil, muchas veces he pensado en tirar la toalla, me decía a mí mismo que encontraría otras formas de inspirarme y sacar lo mejor de mí. Pero nada ni nadie me ha calado tan hondo como tú así que me he armado de valor para acabar con esta pesadilla.

Y lo he conseguido. He recuperado la sonrisa, las ganas de verte y de volver a pasar una y mil horas juntos. Querido balón, he vuelto. Soy yo, Alex.

Gracias por estar ahí siempre esperando”.