La curiosa anécdota de Álvaro Sanz, canterano del CAI Zaragoza, durante su estreno en Liga Endesa

marzo 9, 2016

¿Lo compartes?

6 de marzo de 2016. Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza.

El joven Álvaro Sanz (1.85 metros, base), canterano del CAI Zaragoza, entra en la historia del conjunto aragonés al debutar en la victoria del equipo maño frente al Iberostar Tenerife (78-65) y convertirse en el segundo jugador más joven del equipo zaragozano en debutar en la máxima categoría del baloncesto español, tras su compañero -y también amigo- Sergi García. Debutó en la Liga Endesa a sus 17 años, 5 meses y 7 días y lo hizo mientras demuestra ser una de las sensaciones en LEB Plata con el Olivar, equipo vinculado al CAI.

Horas después de debutar en Zaragoza con el primer equipo del CAI, Álvaro Sanz fue uno de los jugadores más destacados en la derrota del Simply Olivar en Getafe (59-55) con 15 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias. Sí, en Getafe. Del Príncipe Felipe de Zaragoza salió a las 14:27 horas del mediodía.. y 24 minutos después salía un AVE dirección a Madrid que no podía perder… para estar junto al resto de sus compañeros, ya que a las 18:00 horas en el Pabellón Juan de la Cierva tenía que jugar otro encuentro ante el Viten Getafe.

Se fue tan deprisa del pabellón que no cogió ni el bocadillo para comer…

Todo ocurrió muy rápido. Al acabar el partido, la madre de Álvaro Sanz estaba fuera del pabellón, esperando en la puerta de salida de los jugadores a que saliera su hijo para felicitarle por el debut… y darle un bocadillo para que se lo comiera en el AVE destino a Madrid. Pero Álvaro salió corriendo con Luis Arbalejo, director de la cantera caísta, hacia la estación de tren de Zaragoza porque en menos de 25 minutos salía ese tren que no podían perder… así que abandonó el pabellón sin ni siquiera ver a su madre. Subieron al tren a las 14:50 horas, una hora después del debut de Álvaro en la Liga Endesa y un minuto antes de que el tren se pusiera en marcha. Al límite.

Cuando su madre se enteró de que el jugador ya había salido del pabellón salió pitando a la estación. Llegó, me llamó y ahí me enteré de que Álvaro había subido al tren sin comida. Era ya muy tarde, estábamos saliendo y entonces fuimos a la cafetería del AVE y le compré dos bocatas y un refresco, recuerda Luis, que nos atiende para conocer un poco mejor al protagonista de la semana en el conjunto aragonés.

Sanz 2“Trabajo y constancia son las dos palabras que mejor definen a Álvaro”, manifiesta el director de la cantera rojilla y uno de los principales culpables de que el equipo aragonés no pare de sacar jugadores a la élite en los últimos años. Álvaro Sanz ha seguido la estela de sus compañeros Sergi García y Marc Martí, que tiempo atrás ya se vistieron de corto y recibieron los primeros aplausos de un Príncipe Felipe entusiasmado con la fantástica labor que se está haciendo desde las categorías inferiores del CAI Zaragoza.

“Los objetivos de la cantera del CAI siempre son a largo plazo. Nosotros no tenemos como reto ganar campeonatos de España o construir equipos en nuestras categorías de formación que tengan el reto de levantar algún título. Nuestro objetivo es formar jugadores, tratar de que ellos formen parte del futuro del CAI Zaragoza, nos explica Luis. Desde la llegada del gallego, el equipo aragonés viene pisando fuerte en sus categorías inferiores y ya son varios los jugadores de la cantera del CAI que a su temprana edad pueden presumir de ser habituales en las categorías inferiores de selecciones nacionales.

El jugador zaragozano de 17 años ha crecido a la sombra estos dos últimos años de Sergi García y Bojan Nesic, dos jugadores que también juegan en la posición de base. Lejos de poder desmotivarse porque el CAI hubiera becado a otros dos directores de juego, Sanz interpretó bien la llegada de ambos jugadores y aprovechó el compartir vestuario con ellos para no parar de crecer en los últimos años. Ha pasado de no haber debutado nunca en las categorías inferiores de la selección española a ser una de las sensaciones de la LEB Plata… cuando todavía es júnior de segundo año. La sana competitividad en los entrenamientos de los tres ha sido la clave del crecimiento del director zaragozano, reconocido desde que llegó al CAI siendo infantil como una de las promesas más a tener en cuenta del club.

Los promedios del jugador zaragozano en la división de bronce del baloncesto español esta temporada son de 8,4 puntos, 2,8 rebotes y 2 asistencias en más de veinte minutos por partido. La lesión de Sergi García le hace ser el base titular de un equipo que únicamente tiene como objetivo crecer, sin mirar el resultado final del partido. Y eso, para jóvenes con potencial, es una bendición.

Álvaro Sanz jamás olvidará su estreno en la máxima categoría con el CAI Zaragoza. Y posiblemente tampoco la anécdota que le acompañó ese mismo día. Fue de un partido a otro sin tiempo para asimilarlo… ni casi para comer.

Fotos artículo: CAI Zaragoza (Esther Casas)