Con 18 años Lamar Odom valoró la opción de cruzar el Atlántico para jugar en Europa, ya que prefería seguir progresando en el baloncesto profesional que no en la NCAA. De hecho, tal y como apuntan desde el portal “Eurohoops“, el ahora jugador del Laboral Kutxa Baskonia pudo jugar en Grecia, más concretamente en su capital (Atenas), a los servicios del AEK. Fue una opción que coqueteó muy seriamente, pues a pesar de que tendría que dejarlo todo e iniciar una nueva aventura (que nadie sabe como hubiera podido acabar) Lamar estaba convencido. No obstante, Giannis Ioannidis, quien por aquel entonces era el ‘coach’ del conjunto heleno, no quiso apostar por Odom a consecuencia de su juventud. En su lugar llegó un veterano experimentado: Ricky Pierce.

Con las esperanzas de jugar en Europa un poco rotas después de comprobar lo poco que se confiaba con el jugador joven estadounidense en el viejo continente, Lamar Odom entró en la Universidad de Rhode Island, donde no tardaría en demostrar su potencial y despertar el interés de franquicias de la mejor liga del mundo. Obviamente, se presentaría al Draft del 1999 para iniciar una nueva aventura y cumplir el sueño de todo jugador, el de jugar en la NBA. Los Clippers se hicieron con sus derechos al escogerle en la cuarta posición de la primera ronda. Ahí empezó una nueva etapa para Odom de catorce años en la NBA, tiempo suficiente como para jugar en cuatro franquicias diferentes y ganar dos anillos.

El 7 baskonista ya está donde quería estar hace dieciséis años (1998), en Europa. Vitoria es su nueva ciudad y el Baskonia su nueva casa. Los baskonistas no han tardado en pronunciarse al respecto sobre el fichaje de Lamar, y la euforia está desatada por las calles alavesas. Un bi-campeón en la NBA jugando en la Liga Endesa, algo que hasta hace una semana parecía un sueño difícil de hacerse realidad. Querejeta lo volvió a hacer. El Baskonia, ¿volverá a estar en lo más alto?