El pasado fin de semana, Brancou Badio debutó con el Barça en la Liga Endesa. El jugador senegalés disputó 7 minutos en la victoria del Barça frente al Hereda San Pablo Burgos en los que anotó un triple y sumó 2 de valoración. Al comienzo de 2019 estaba jugando en Primera Autonómica y va a terminar el 2020 como parte de la rotación del conjunto culé.

A sus 21 años, ‘Papi’ culmina de esta forma un ascenso meteórico. Ya en pretemporada gozó de sus oportunidades: Anotó 9 puntos frente al MoraBanc Andorra en el primer partido de pretemporada y gozó de minutos en algunos partidos más. En la Supercopa Endesa solo jugó unos segundos en semifinales pero el paso ya estaba dado.

 

Sus inicios

Rob Orellana, máximo responsable de la Canarias Basketball Academy, fue quien le descubrió. Lo hizo en Senegal tal y como relata en una entrevista con El Día:

«Le descubrí cuando tenía 15 años, durante un campus en su pueblo, cerca de Dakar. Lo vi y al principio no me pareció nada del otro mundo, pero a lo largo de sus días me di cuenta de que tenía mucho recorrido. Era una mente privilegiada, pero no tanto como jugador de baloncesto, sino por su capacidad para trabajar». 

«Un chaval listo, en resumen«.

Jugaba en el CBA La Matanza, uno de los equipos de la Canarias Basketball Academy, cuando el Barça se fijó en él para que jugase en LEB Plata. Y el jugador respondió con 13.4 puntos de media en su estreno y a pesar del salto de categoría (venía de Primera Autonómica).

Su tremenda proyección que le ha llevado al primer equipo podría ser todavía más increíble si dentro de unas semanas es elegido en el Draft.

acb Photo