La saga Yusta y la explosión de Santi. Tradición familiar y proyección. Lo analizamos

noviembre 5, 2015

¿Lo compartes?

El pasado 9 de julio de 2015 el Río Natura Monbus Obradoiro hacía oficial el fichaje del prometedor alero madrileño Santiago Yusta, que llegaba a la capital gallega después de haberlo ganado absolutamente todo durante su estancia en las categorías inferiores del Real Madrid.

Campeón de España dos años consecutivos en categoría júnior, campeón del Adidas Next Generation de Hospitalet en 2014 y 2015, campeón del torneo de Euroliga de Madrid (2015) y campeón de Europa con la selección española en el Europeo sub-16 de 2013. Uno de los mayores proyectos del baloncesto español… pero aún así este tipo de fichajes generan debate.

Las dudas nacían en la juventud del jugador, ya que daba el gran salto desde la liga EBA a la máxima categoría del baloncesto español. También se dijo que quizás físicamente no estaba todavía formado para competir en la Liga Endesa o que ésta le quedaría grande, que no tendría hueco en la rotación de Moncho Fernández, que cuenta con un perímetro de auténtico lujo. Incluso se llegó a decir varias veces que lo mejor para Yusta sería salir cedido a un equipo de LEB Oro, que le asegurase minutos y pudiera continuar creciendo. Estas dudas parecen desaparecer en apenas cuatro jornadas que llevamos de temporada, por el nivel que está consiguiendo alcanzar el madrileño.

Porque la edad miente y el nivel no, algo similar a lo que ocurre con Doncic en la capital de España. Yusta es un niño de 18 años que en la pista actúa como un veterano, deja ver una experiencia impropia para alguien de tan temprana edad. Tiene minutos y los aprovecha, defensivamente está rindiendo a un nivel sorprendente y en ataque no se arruga.

Yusta

Está acreditando 8 puntos en 14 minutos por partido. Nada mal. El pasado fin de semana fue la nota positiva de un gris Río Natura Monbus que perdió de forma abultada en la Fuente de San Lluis ante el Valencia Basket. Yusta, ante uno de los equipos punteros de la Liga Endesa, se soltó y firmó su mejor actuación en ACB, recibiendo incluso los aplausos de una afición ‘taronja’ sorprendida con el desparpajo del que es un niño jugando entre adultos. Sumó 15 puntos, una asistencia, 4 rebotes y 16 de valoración.

Ya lo decía José Luis Mateo, director deportivo del Obradoiro, el día de su presentación. Incorporamos a un jugador joven, pero maduro. Esperamos que pueda darnos alegría en el medio y largo plazo. Sus piernas le deben ayudar a conseguir sus primeros minutos en la Liga Endesa con nuestro equipo por la vía de la defensa”. Desde su inestimable actividad e intensidad defensiva han nacido sus primeros minutos en la máxima categoría, convenció en pretemporada y ahora la apuesta de futuro del conjunto santiagués ya da sus frutos en ACB. Con apenas 18 años.

La saga Yusta: Un portero en el Madrid, un tenista prometedor…

El nombre Yusta ha sido habitual desde hace muchos años en distintos deportes. Santiago tiene dos hermanos que han competido a alto nivel en baloncesto o tenis y, además, sus padres también se conocieron gracias al deporte. La familia Yusta García es una familia muy vinculada a cualquier deporte, ya qu los cinco que componen el núcleo han practicado muchas disciplinas.

Raúl Yusta, padre de Santiago, fue en su día uno de los porteros más prometedores durante su período de formación en la Comunidad de Madrid. Jugó en las categorías inferiores del Real Madrid y el destino le llevó a Torrejón, donde conoció a Lola García, ahora su mujer. La madre del jugador obradoirista era una ala-pívot que jugaba en el equipo torrejonero y que destacaba por su capacidad reboteadora y muchas variantes cerca de canasta. Tras unos años de relación, se casaron y han tenido tres hijos: Raúl, Dani y el más conocido dentro del mundo de la canasta, Santiago.

Raúl, que es el hermano mayor, ya está casado y tiene un hijo. En su día fue señalado como la mejor derecha del circuito en tenis, tenía un carácter y una garra excepcional sobre la pista y estuvo muy cerca de irse a Barcelona a continuar su formación (le quisieron facilitar un porcentaje de una beca para irse a la Escuela de Tenis de Bruguera), pero el tema económico les condicionó y no pudo acogerse a dicha beca. Esto supuso que dejase de jugar al tenis para centrarse únicamente en los estudios de Ingeniería, competía con los Feliciano López, Fernando Verdasco y compañía.

El hermano mediano y más conocido entre nuestros lectores es Daniel Yusta (casado y con dos hijos), internacional sub-20 en su día con la selección española. Jugó en las categorías inferiores del Movistar Estudiantes y también pasó por el Real Madrid, compartiendo vestuario con los Richard Nguema, Pablo Aguilar, Bogdanovic o Jan Martín, hijo de Fernando Martín. Hizo alguna pretemporada con el primer equipo del Real Madrid pero una vez abandonó el equipo de la capital de España priorizó lo académico y siguió disfrutando del baloncesto en equipos de menos nivel y nombre. Este año ha dejado precisamente de competir.

Y por último tenemos a Santiago Yusta, el cual se decantó por el baloncesto después de comprobar que el fútbol no era lo suyo. Le gustaba más botar que darle patadas a la pelota. Sus primeros pasos los dio en Torrejón de Ardoz, el equipo de su localidad natal, pero su innato talento le llevó a ser un fijo en la selección madrileña y a fichar por el Real Madrid siendo infantil. Es uno de los pocos jugadores en la historia madridista que puede presumir de haber jugado en todas las categorías del conjunto madrileño, además también ha sido habitual en todas las categorías inferiores de la selección española, acudió al Jordan Brand Classic y es un clásico en los importantes eventos que juntan a los mejores jugadores europeos de la generación de 1997.

Pero lo mejor, con Santi, está por llegar

Moncho ha sabido sacar lo mejor de Yusta y Yusta ha sabido entender rápidamente a Moncho. Entre el cuerpo técnico y directiva del conjunto compostelano jamás han existido esas dudas que sí han podido existir entre los aficionados del Río Natura Monbus. Y esas dudas eran evidentes, porque en la mayoría de los casos el sénior de primer año que está en ACB lo hace con el rol de último hombre de la plantilla y en muchos casos es por el simple hecho de ser cupo.

Sin embargo Santiago es ahora mismo uno de los jóvenes más interesantes de la Liga Endesa, sabiendo que su mejor versión todavía está por llegar. Físicamente mejor que nunca, contento con su nueva ciudad y su nuevo club, tiene espacio y protagonismo para seguir creciendo… y lograrlo en la máxima categoría del baloncesto nacional.

La temporada pasada, es decir, hace unos meses, estaba compitiendo en la liga júnior madrileña y formaba junto a Luka Doncic una de las parejas más prometedores del ‘basket cantera’ en España. Era pieza clave de aquel equipo que enamoró allá por donde pasaba con su atrevido y atractivo juego. De ese grupo, unos meses después, tenemos a cinco protagonistas tomando protagonismo en la Liga Endesa y a Barreiro creciendo en la LEB Oro.

Yusta acaba de emprender vuelo en la élite. Pero el viaje promete ser tan largo como interesante.