El Club Baloncesto Valladolid y el ala-pívot estadounidense Lamont Mack han llegado a un acuerdo para la incorporación de éste a la entidad vallisoletana. Nacido el 16 de marzo del 1987, el interior de 2’01 se convierte en el sexto jugador norteamericano en aterrizar a la ciudad pucelana. Sin embargo, es el único jugador estadounidense con el que podrá contar Ricard Casas en las próximas jornadas, ya que los otros cinco que pasaron se marcharon por diferentes problemas. Además, se convierte en el decimonoveno jugador en vestir de morado durante la presente temporada, algo muy a tener en cuenta ya que la ACB solamente impide tener a lo largo de la temporada veinte jugadores, por lo que los pucelanos ya están rozando el límite, algo que jamás había sucedido.

El pasado miércoles, tras el adiós de Jason Rowe y la lesión de Nikola Cvetinovic, Gigantes del Basket comunicó su interés. Hoy es oficial, Mack llega procedente del UU-Korihait Uusikaupunki, donde ha obtenido unos excelentes promedios de 13 puntos, 4,7 rebotes y 2,6 asistencias. Ahora, en su nueva casa, tendrá que hacerse notar para aprovechar la oportunidad que se la ha presentado y poder ganarse un sitio la próxima temporada en la que es considerada como una de las mejores ligas del viejo continente.

El Club Baloncesto Valladolid ha comunicado que el jugador llegará a la ciudad en cuanto pueda, por lo que no se espera que debute el próximo sábado en el partido que enfrenta a los del Ricard Casas y al Cajasol de Sevilla.