Es un portento.

Hace poco más de un mes dejaba uno de los matazos del año, ante el FC Barcelona, pero es que este domingo lo ha vuelto hacer. Mike James ve el pasillo y se lanza como un felino a reventar el aro. Esta vez ha sido el Bilbao Basket quien lo ha sufrido, silenciando por unos momentos el ambiente de Miribilla con una jugada soberbia.

Mira qué poderío: