Llegó como temporero a consecuencia de las diversas lesiones que padecía el Valencia Basket. La enfermería se ha ido vaciando, pero él ha conseguido convencer a Velimir Perasovic, quien lo quiere en su equipo. Aterrizó en la capital del Turia un lunes para debutar un martes, debutó ante el ASVEL Villeurbanne francés, partido que a los cinco minutos de salir a pista terminaría lesionándose. Tuvo que parar durante dos semanas, por lo que su contrato de un mes no salía rentable al equipo «taronja». Consciente de ello, Lubos Barton prometió al club jugar durante quince días de forma gratuita. Un gesto honesto y que demostraba la implicación del checo con la entidad valenciana. Así pues, antes de la Copa del Rey decidieron ampliarle su contrato de temporero por treinta días más.

Sonó Xavi Rabaseda, pero el catalán se negó en abandonar el Tuenti Móvil Estudiantes. También sonaron otros jugadores europeos, pero el buen rendimiento de Lubos Barton convencía al técnico balcánico y a la directiva. Rendimiento que ha sabido mantener durante su estancia en Valencia, por lo que se ha ganado a la afición y la confianza del ‘staff’ técnico. Ahora, lo renuevan por un mes más. Justo en el tramo importante de la temporada, donde el Valencia Basket se las verá con el todopoderoso Kimkhi ruso en los octavos de final de la Eurocup.

Por su parte, Pablo Aguilar podría regresar pronto, algo que quizás conduzca al checo a su posición natural; la de alero. Y ahí sufre el Valencia BC, ya que solamente cuenta con Romain Sato (Vladimir Lucic regresará el próximo mes de abril a las pistas). ¿Barton para rato?