La primera temporada en la máxima categoría del baloncesto español para cualquier jugador que llega a ella desde la Adecco Oro no es fácil. Pocos son los jugadores que consiguen despuntar en su primer año, de hecho, hay pocos casos similares a Luke Sikma, protagonista en la recta final de la liga regular en la Liga Endesa. Con el Iberostar Tenerife matemáticamente salvado desde hace varias jornadas, el ala-pívot norteamericano e hijo del ex-jugador y leyenda en la NBA Jack Sikma ha aprovechado la confianza mostrada por Alejandro Martínez para convertirse en uno de los jugadores más determinantes en la Liga Endesa.

Sus últimos partidos rozan la perfección. Desde el pasado 28 de abril el Iberostar Tenerife ha disputado cinco encuentros, de los cuales ha conseguido ganar tres. Luke Sikma ha sido protagonista en cada uno de esos partidos, ya que en ellos ha obtenido unos excelentes promedios de 17’8 puntos, 10 rebotes, 2’8 asistencias y 25’8 de valoración en 29.4 minutos disputados. Una auténtica barbaridad y que puede servirle para llamar a la puerta de algún equipo de la máxima categoría nacional de cara a la próxima temporada.

Entre sus últimas exhibiciones la más destacada fue ante el Club Baloncesto Valladolid en Tenerife. Sus 20 puntos (9/13 en tiros de campo), 10 rebotes, 5 asistencias, 3 recuperaciones y 39 de valoración sirvieron, además de para liderar a los aurinegros a la victoria (103-91), para conseguir su primer MVP de la jornada en la Liga Endesa.

En Tenerife ha triunfado en su primera temporada, ya que llegó para ocupar el sitio de Jakim Donaldson, un ídolo en la isla. De promediar 10’2 puntos, 8’1 rebotes, 1’3 asistencias y 16’6 de valoración en Burgos la temporada para guiar a los burgaleses hacía la Liga Endesa a conseguir 9’8 puntos, 6’9 rebotes, 2 asistencias y 14 de valoración en la máxima categoría del baloncesto español. Sikma, ala-pívot de 2’03 m. y 24 años, será sin duda uno de los jugadores a seguir durante el ya cercano verano.