Su historia con el FC Barcelona es extraña y curiosa. El conjunto catalán se gastó una fortuna para pagar al Laboral Kutxa Baskonia su clausula. Realizó un buen Eurobasket con Polonia y también hizo buenos partidos de pretemporada con el que era su nuevo club. Así pues empezó la temporada en el quinteto titular seleccionado por Xavi Pascual. Sin embargo, conforme pasaban las jornadas su rendimiento iba en modo descendiente, hasta llegar a un punto en el que al técnico catalán se le agotó la paciencia con el rendimiento del polaco, por lo que «fue apartado» del equipo. Ayer se cumplían 48 días de su último encuentro, fue ante el Tuenti Móvil Estudiantes (victoria 73-56) y solamente pudo disfrutar de 8:18 minutos (3 puntos, 2 rebotes y 3 de valoración). Desde entonces ha estado en el banquillo y en la grada, aunque bien, ha causado baja en las últimas jornadas a consecuencia de una cervicalgia que le impidió competir en la Copa del Rey disputada en Málaga.

Volvió a lo grande, ya que consiguió hacer su mejor partido con el FC Barcelona al anotar 17  puntos (7/7 en tiros de dos y 1/1 en triples), capturar 7 rebotes y terminar con 21 de valoración.

Bien es cierto que era ante el Club Baloncesto Valladolid, colista de la Liga Endesa. Por ello Xavi Pascual se dejó en la ciudad Condal a sus dos mejores hombres, Juan Carlos Navarro y Ante Tomic. Previsiblemente con la vuelta del croata el polaco tendrá que esperar su oportunidad desde el banquillo, donde peleará junto a un integrado Joey Dorsey por «dar descanso» al balcánico. Sin olvidarnos de Marko Todorovic, a quien Xavi Pascual tampoco está otorgando demasiado protagonismo.