El Real Madrid está muy cerca de incorporar al pívot tunecino Salah Mejri para reforzar su juego interior, tal y como adelantó El Español y cuya incorporación al conjunto blanco, según ha podido saber Kia en Zona, se producirá la próxima semana.

Mejri, que ya estuvo en el equipo blanco entre 2013 y 2015, llegará procedente de China, donde había firmado un contrato de un mes para sustituir a Brandon Bass, antes de decidir sus nuevos pasos, que pasan por el conjunto madridista.

Con el Liaoning Flying Leopards, Mejri había jugado un lucrativo torneo, la East Asia Super League, que repartía una prima de 150.000 dólares entre toda la plantilla y donde Lance Stephenson fue el MVP. Allí, Mejri sumó 19 puntos y 7 rebotes en la final.

El africano, con 33 años y 2.18 m. de altura, regresa al Real Madrid tras firmar la mejor valoración en un partido en la Copa del Mundo, que disputó con Túnez. Un pívot taponador que ha incorporado el lanzamiento exterior a su arsenal ofensivo, como demostró en el Mundial.