El UCAM Murcia firmó un segundo cuarto descomunal en la capital de España, siendo superior al Real Madrid y consiguiendo un sensacional parcial de 16-25 que les permitía irse a los vestuarios con solamente un punto de desventaja sobre los de Pablo Laso.

Uno de los protagonistas del mal segundo período del conjunto blanco fue el gigante tunecino Salah Mejri, quien estuvo desacertado ante los pimentoneros. En los últimos segundos del cuarto entró a canasta y se llevó por delante a Sadiel Rojas, cometiendo una falta en ataque que ‘animaba’ a Pablo Laso a mover ficha y sentar al pívot. Éste, enfadado por cómo le estaba yendo el partido, dio una patada a la silla nada más sentarse para sorpresa de sus compañeros, que rápidamente le animaron y le tranquilizaron.

2 puntos, 3 rebotes y 2 de valoración en algo más de 11 minutos. A pesar de la cómoda victoria blanca (90-65), Salah Mejri no guardará un buen recuerdo de este partido.