En juego estaba el billete para jugar las semifinales de los playoffs de la Liga Endesa y sólo Álex Mumbrú llegó a percatarse después de una acción muy curiosa… que pudo haber alterado el final de partido.

Restaban 35 segundos para el final y el Bilbao Basket acariciaba ya la victoria tras un mate de Latavious Williams que le situaba cinco puntos arriba en el marcador (73-78). Entonces, Carles Duran introdujo en pista a Rafa Martínez (buscaba un lanzamiento exterior que les acercase a los bilbaínos), que entraba para sustituir a un Romain Sato que no escuchó al capitán del Valencia Basket… y no se fue a los banquillos. Es decir, con cinco puntos abajo y a falta de 30 segundos, el equipo levantino atacó con 6 jugadores en pista.

¿Qué pasó? Pau Ribas falló y entonces Romain Sato se dio cuenta de que él era el cambio, por lo que disimuladamente salió por la banda y volvió a pedir el cambio para enviar a Vladimir Lucic al banquillo. Mumbrú, como se puede apreciar en el vídeo, avisó a los colegiados cuando el alero ‘taronja’ se marchaba disimuladamente por la banda.

Ya era tarde, Sato no se había sentado… y el Valencia Basket había atacado con seis hombres.