Formado en la Universidad de Bowdoin (NCAA III), Will Hanley abandonó su país natal hace dos veranos (2012) para iniciar su primera aventura como profesional. De la tercera división del baloncesto universitario americano se marchaba a la tercera división del baloncesto español, concretamente a Asturias, donde iniciaría su carrera deportiva a los servicios del modesto pero siempre competitivo Oviedo Club Baloncesto. Fue un fichaje excepcional por parte de la directiva y cuerpo técnico ovetense, pues sin hacer demasiado ruido conseguían hacerse con los servicios del que había sido la temporada 2011-12 una de las gratas sorpresas en la competición estadounidense.

De promediar 18’4 puntos, 11’4 rebotes, 4 asistencias, 1’4 tapones y 1’3 recuperaciones en su primer año senior (NCAA III) a conseguir unos espectaculares registros de 17’76 puntos, 11’76 rechaces, 1’5 recuperaciones y 3’2 faltas recibidas para 23’88 puntos de valoración en la Adecco Plata. En Pumarín disfrutaron muchísimo de un jugador que guió a los de Guillermo Arenas hacía la primera posición de la liga regular y por lo tanto a conseguir el ascenso directo desde la liga regular a la liga Adecco Oro. La categoría de bronce del baloncesto nacional le quedó muy pequeña a un Hanley que no acabaría su primera temporada en Oviedo, y es que tras guiar a los ovetenses hacía el ansiado ascenso tuvo la oportunidad de cumplir el sueño por el que vino a España: jugar la Liga Endesa.

Hanley Oviedo

Fue curioso. Sin playoffs y con todavía varios meses de competición por delante para la mayoría de equipos españoles Hanley se colocaba, de repente, en una de las gangas del mercado al haber finalizado ya su campaña con el Oviedo. La Adecco Oro podría haber sido una competición idónea para continuar con su proyección pero no iría allí, ya que desde Valladolid se interesaron en sus servicios y estuvieron a punto de firmarle. Finalmente se torció la opción vallisoletana y sorprendentemente acabó en la capital del Turia, donde causaría muy buena impresión a los servicios del Valencia Basket, equipo que por aquella etapa padecía muchas lesiones que rompieron los planes de Velimir Perasovic.

Apenas jugó diez partidos como ‘taronja’, suficientes para demostrar a la Liga Endesa que estaba capacitado para competir en la máxima competición del baloncesto español. Entre sus partidos más destacados conviene destacar el que hizo ante el Real Madrid, siendo clave en la victoria levantina con 8 puntos y 6 rebotes en catorce minutos. Valencia BC no le renovó su contrato y en verano quedaba libre, aunque no fue agente libre durante demasiado tiempo.

WHanley

Su año en Oviedo dio para mucho, aprovechó el escaparate que se le presentó para demostrar su valía y en Valencia tampoco decepcionó. Sonó para algunos equipos de la liga Adecco Oro pero el Gipuzkoa Basket fue rápido e inteligente y consiguió convencer a Will Hanley, que firmaba un contrato para las próximas dos temporadas con el conjunto donostiarra.

San Sebastián se convertiría en la nueva ciudad para el ala-pívot estadounidense con pasaporte irlandés. En su primer año con el equipo que tradicionalmente viste de azul y blanco cuajó buenos partidos y las sensaciones al finalizar el curso fueron positivas, por lo que podríamos calificar con un notable alto su año de adaptación en un nuevo club y una liga más dura que en las que había estado anteriormente. Gipuzkoa Basket realizó durante este pasado verano varios cambios en su plantilla (incluyendo el de su entrenador) pero quien no se movió de la ciudad guipúzcoana fue Hanley, que con Jaume Ponsarsnau en el banquillo de Illumbe pasaba a tener mayor protagonismo.

Se le pedía que fuese aquel jugador intenso, con buena mano y difícil de parar en el uno contra uno y cerca del aro como lo fue en Oviedo y así lo está haciendo en un arranque de temporada con el que posiblemente había soñado durante el parón baloncentístico veraniego.

Will Hanley

Es cierto que su equipo, el Gipuzkoa Basket, todavía no ha ganado ningún encuentro pero él, por su parte, lo está bordando, convirtiéndose en una de las gratas sorpresas en el inicio de la Liga Endesa. La primera jornada en la capital de España ante el Tuenti Móvil Estudiantes logró encestar 7 puntos y capturar 3 rebotes mientras que en la segunda, en el primer encuentro que los de Jaume Ponsarsnau disputaban en casa, fue un constante dolor de cabeza para el Real Madrid. Ante los blancos realizó el que hasta la fecha es su mejor partido en la máxima categoría del baloncesto español: 18 puntos (8/11 en tiros de campo), 5 rebotes, una asistencia, 2 recuperaciones, 3 faltas recibidas y 22 de valoración en 29:57 minutos.

Apunten su nombre y estén pendiente de lo que pasa con el Gipuzkoa Basket. Él ha empezado fuerte y el equipo irá a más conforme pasen las jornadas, y es que a pesar del mal comienzo (dos derrotas) las sensaciones son positivas. ¿Será Will Hanley uno de los nombres propios de la Liga Endesa en la presente temporada? Por sus manos pasan muchas de las opciones del conjunto donostiarra en el presente curso.