Otro gerundense debuta en la Liga Endesa. Conoce su historia

noviembre 4, 2015

¿Lo compartes?

Jordi Trias, Albert Sàbat y Oriol Paulí nacieron en Girona, Fernando San Emeterio, Marc Gasol y Víctor Sada son reconocidos gerundenses de adopción y la temporada pasada debutaba en la Liga Endesa el internacional español Éric M. Vila, que también nació y creció en la provincia homónima y de la comarca del Gironés. Junto a ellos, Guillem Jou Coll (15/07/1997) ha sido el último jugador de baloncesto en debutar en la máxima categoría del baloncesto nacional.

El Akasvayu Girona hace años que desapareció pero la ciudad catalana sigue estando muy presente en la Liga Endesa gracias al paso que tuvieron por allí muchos de los que hoy son protagonistas en la máxima categoría. El último ha concluido su período de formación con el Bàsquet Manresa y ha debutado con el conjunto del Bages. Fue el pasado domingo 1 de noviembre en la derrota del equipo entrenado por Ibon Navarro ante el FIATC Mutua Joventut por 84-85.

Guillem solamente disputó tres segundos, pero probablemente han sido los tres segundos más felices en la corta trayectoria deportiva de un jugador que se aficionó al baloncesto a los 3 años “gracias a su hermana y sus primos”. Él les veía divertirse botando la pelota y rápidamente se enganchó, hasta tal punto de que el baloncesto lo es casi todo para él, tanto como el propio Jou ha reconocido en una entrevista post-debut para el portal ‘Full Basket‘.

El escolta de 1.95 metros y 18 años se dio a conocer hace unos meses con la elástica de la selección española sub-18. Jugó el Mundial 3×3 júnior con el combinado nacional y fue clave al convertir un triple que valió una medalla de bronce. Antes, cuando era júnior de primer año, deleitó con su mejor versión en el Campeonato de España Júnior celebrado en Marín (Pontevedra) y en el que el conjunto manresano consiguió un meritorio sexto puesto.

De él destacan su notable técnica individual y eficacia en el lanzamiento desde la larga distancia. Es un jugador muy activo, que gracias a su buen dominio de balón puede generarse él mismo sus propios tiros. Él se define como muy constante y trabajador: “Trabajo día a día para ayudar al equipo. Me gusta mejorar y ser incisivo en el juego colectivo. A nivel individual siempre quiero cuidar mis defectos y perfeccionar mis virtudes”.

Ha crecido siempre a la sombra de otros prometedores jugadores, y es que en Manresa ha coincidido durante su etapa júnior con Nil Sabatà y Deng Mayot, los jugadores más prometedores con los que cuenta el equipo del Bages actualmente.

La liga EBA será su escenario habitual, a pesar de entrenar diariamente con el primer equipo del ICL Manresa a las órdenes de Ibon Navarro. “Soy consciente que es un gesto del mister para seguir trabajando duro. Soy ambicioso y ojalá pueda seguir entrando en la dinámica del equipo”, explica el propio Guillem. El jugador compite en el grupo ‘C-B’ de la competición amateur con el Bàsquet Martorell, equipo vinculado al Manresa. Sus medias, tras haber disputado cuatro partidos, son de 10.8 puntos, 6.8 rebotes y 2.3 asistencias para 14 de valoración en algo más de 25 minutos.

Era socio del Akasvayu, acudía a menudo a Fontajau para animar a su equipo y ahora, con apenas 18 años, ha cumplido su sueño de debutar en la Liga Endesa. Es joven y su margen de mejora es enorme, pero las sensaciones que está dejando el catalán esta temporada en la liga EBA son positivas. Ha sido el primer jugador de la cantera que ha hecho debutar en el primer equipo Ibon Navarro.

Y, por cierto, antes de vestir la elástica manresana pasó por la cantera del Sant Josep Girona, una de las canteras más potentes del baloncesto catalán y que tanto ha cambiado la vida a jugadores que hoy pueden presumir de ser o haber sido profesionales. Otro debutante en la máxima categoría, otro joven talento a seguir.