Desconocido Ante Tomic, que frustrado por un golpe de Albert Miralles que le rompió la barbilla, tuvo que ir hasta los vestuarios para que le cosieran la herida. Hasta llegar allí, vimos el tremendo enfado del croata: pateó el banquillo, golpeó todo lo que se encontró e incluso dio algún puñetazo. La frustración de haber tenido un mal día, donde los interiores de la Penya no dejaron de pelear por ninguna pelota y terminaron desquiciando al croata, que pese a ello terminó el encuentro con 16 de valoración tras anotar 8 puntos y capturar 8 rebotes.

Su reacción sorprendió al Palau Blaugrana y enfadó a Sitapha Savané, quien tras la conclusión del encuentro se manifestó por lo ocurrido a través de su perfil en la red social twitter (algo que ya pudimos leer en Gigantes.com): “Que le digan a Tomic que ellos también soltaron codazos a la cara y no nos fuimos llorando como niñas chicas”, mencionando al twitter del FC Barcelona y al de la propia ACB.