El sueño de (casi) todo jugador es el de llegar algún día a la NBA y los jóvenes talentos que juegan esta temporada en las mayores competiciones del Viejo Continente son observados a lo largo del curso por distintas franquicias de la considerada mejor liga del mundo. En Europa el nivel es muy alto y en España encontramos a varios jugadores que están considerados como los mayores proyectos de su generación.

En la Liga Endesa encontramos a dos jugadores llamados a jugar en un futuro cercano junto a los LeBron James, Kevin Durant, Derrick Rose y compañía: hablamos del letón Kristaps Porzingis y el croata Mario Hezonja.

El primero ya brilló la temporada pasada en Sevilla de la mano de Aíto García-Reneses y este año, a pesar del cambio de entrenador en San Pablo, está llamado a ser importante desde el primer día con el conjunto hispalense y más después de haber sido el mejor de su equipo durante la pretemporada, donde obtuvo unos excelentes promedios en 21:20 minutos de 12’7 puntos, 4’3 rebotes, 1’5 tapones y 14’7 de valoración. El interior báltico se borró del Draft del año pasado pero es de esperar que se presente al próximo, y es que su capacidad atlética y mejora física temporada tras temporada hacen de él un jugador potencialmente dominante en la élite del baloncesto. El experimentado portal ‘NBA Draft‘ estima que el jugador del Baloncesto Sevilla saldría en la posición 10 del próximo Draft (siempre que se presente).

Mario Hezonja, por su parte, deberá aprovechar sus minutos en un FC Barcelona en el que encontramos hasta a seis aleros en la rotación. El escolta croata, de 19 años, siempre ha aprovechado los minutos que le ha dado Xavi Pascual e incluso ha disfrutado de la primera experiencia con la selección absoluta de Croacia formando parte de la plantilla que disputó la pasada Copa del Mundo. El considerado mayor talento europeo de la generación del 1995 es, para ‘NBA Draft’, el octavo mejor proyecto de los posibles jugadores que se presentarán al próximo Draft.

Porzingis y Hezonja, el futuro en sus manos y la NBA observándoles. Ambos tienen una oportunidad de lujo para demostrar esta temporada en la Liga Endesa la calidad que atesoran para llamar la atención de alguna franquicia que apueste por el talento europeo.