La mala suerte continúa en Pucela. Después del irregular partido en Vitoria ante el Laboral Kutxa Baskonia, los de Ricard Casas ya preparaban desde el pasado lunes la visita del FIATC Joventut de Badalona al Pisuerga. Un duelo en el que con casi toda seguridad no podrá estar el último fichaje del Club Baloncesto Valladolid, Pepe Pozas, quien no pudo terminar el entrenamiento del martes a consecuencia de una fisura en el astrágalo del pie.

De aterrizar en Valladolid a entrar en la enfermería del conjunto pucelano. Cinco días han pasado desde la llegada del base formado en las categorías inferiores del Unicaja de Málaga a la ciudad vallisoletana. Tiempo suficiente para lesionarse y deslumbrar a todos con su debut en la Liga Endesa. Pese a la derrota en el Buesa Arena (84-67), Pozas dejó sellos de su calidad en una pista tan complicada como la del Baskonia. En 22:30 minutos se fue hasta los 11 puntos (2/5 en tiros de campo), 4 rebotes, 1 asistencia, 1 recuperación, 3 perdidas, 6 faltas recibidas y 13 de valoración. Fue el mejor de los suyos,